La Palma registra un terremoto de 4,8, el más intenso desde la erupción

La lava recupera el pulso y mientras una colada amenaza de atravesar el centro de un barrio otra se acerca al mar.

La Palma ha registrado esta noche un terremoto de magnitud 4,8, el mayor desde que hace semanas empezó la crisis volcánica en la cual está sumida la isla, según ha informado el Instituto Geográfico Nacional.

Hasta el momento, los seísmos de mayor magnitud registrados en la isla de La Palma eran dos de 4,6 detectados en los últimos tres días.

El movimiento ha tenido intensidad V (sobre XII), la máxima hasta hoy, y ha sido sentido no solo en toda la isla, sino también en varias localidades del norte de Tenerife.

Después de una jornada de relativa tregua, las coladas de lava que emergen del volcán, en erupción desde el pasado 19 de septiembre, han recuperado el pulso, y mientras una de ellas amenaza de atravesar el centro de un barrio ya desalojado, otra se encuentra apenas a 100 metros del mar.

El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) –que supervisa las operaciones relacionadas con la erupción–, Miguel Ángel Morcuende, apuntó que en las próximas 24 horas se sabrá qué rumbos toman estas coladas, y alertó que en función de esto habrá “mayores o menores destrozos”.

La amenaza del volcán también sobrevuela el barrio de la Laguna, que ya ha empezado a ser tragado por la lava. Y también puede recluir Tazacorte, donde ya se preparan para lo peor. El Pevolca tiene preparados nuevos confinamientos.

Los científicos insistieron ayer que no hay datos que permiten intuir que el proceso eruptivo esté llegando a su fin. “Estamos lejos”, ha recalcado la directora del Instituto Geográfico Nacional de España (IGN) en Canarias, María José Blanco, a pesar de que la tasa de emisión de dióxido de azufre mesura este lunes fuera de 9.938 toneladas.

El encuentro del magma y las aguas del océano puede dar lugar a explosiones y a la emisión de gases tóxicos, de forma que la medida de confinamiento se mantendría hasta comprobar que no hay peligro para la población.

En cuanto a la menor emisión de ceniza y explosividad del volcán en las últimas horas, Blanco ha recordado que el 27 de septiembre hubo “una parada total” del tremor y de los signos observables en superficie, “y no significó nada”. “Puede ser una cosa efímera y que después retome la actividad anterior”, ha apuntado la directora del IGN en Canarias.

Sea cual sea la evolución de la erupción, el presidente regional de Canarias, Ángel Víctor Torres, aseguró que “nadie tendrá que abandonar la isla que aprecio porque aparezca un volcán”, puesto que subrayó que La Palma ha sufrido diferentes erupciones a lo largo de su historia “y ha caído y se ha vuelto a levantar”.

Canarias está formada por islas volcánicas y La Palma, en concreto, ha convivido con movimientos sísmicos y erupciones a lo largo de toda su historia, con registros documentados a partir del siglo XIV y, solo en los últimos 80 años, tres procesos eruptivos.

CatalanSpanish