Los laboratorios públicos de la Comunitat realizan 440.542 para la detección del VIH

En la Comunitat Valenciana se realizan una media de 1.200 pruebas diarias, cuyos resultados positivos representan el 0,77% del total

Los laboratorios de la Comunitat Valenciana realizan una media diaria de 1.200 pruebas de detección del virus de inmunodeficiencia humana adquirida (VIH), de acuerdo con los registros del año pasado. La prueba del VIH es crucial para tener un diagnóstico precoz que permita iniciar cuanto antes los tratamientos, así como para evitar nuevos contagios. Cada 20 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Prueba del VIH.

Las pruebas para el diagnóstico de VIH se realizan en todos los laboratorios de microbiología de la red pública de la Comunitat Valenciana por encargo de los equipos profesionales que trabajan en los Centros de Información y Prevención del Sida (CIPS), en Atención Primaria y Hospitalaria y en las Unidades de Salud Sexual y Reproductiva.

La Red de Vigilancia Microbiológica de la Comunitat Valenciana (RedMIVA) contabilizó el año pasado un total de 440.542 pruebas diagnósticas de VIH (151.888 en la provincia de Alicante, 61.695 en Castellón y 226.959 en Valencia).

En cuanto a la edad, casi la mitad de los análisis correspondía a personas de entre 30 y 49 años y, por género, el 51 % del total de las pruebas fue a mujeres.

Por otra parte, el número total de pruebas positivas fue 3.070 y el porcentaje de positividad por provincias, el 0,37 % en Castellón, el 0,71% en Alicante y el 0,77 % en Valencia. La cifra total de positivos no equivale a personas distintas porque, para el diagnóstico del VIH, a cada paciente se le realizan varios análisis.

En este sentido, los últimos datos disponibles, que corresponden al informe de VIH/sida del año 2021, refieren un total de 438 casos autóctonos, es decir, casos correspondientes a personas que adquirieron la enfermedad en nuestro territorio.

La tasa global de infección por VIH para los casos autóctonos fue de 8,60 personas por cada 100.000 habitantes. Por provincias, los nuevos diagnósticos de VIH en Castellón registraron una tasa de 3,17 por 100.000 habitantes, en Alicante la tasa fue de 8,63 por 100.000 habitantes y en Valencia, de 9,97 por 100.000.

La mediana de la edad al diagnóstico fue para todos los casos de 37 años, y en la mitad de los diagnósticos, el modo de transmisión fue homo/bisexual (59,4 %), seguida de la heterosexual (23,3 %).

Además, hubo 33 nuevos casos de VIH/sida en personas comunitarias que llevaban poco tiempo viviendo en España. Los casos correspondían a 23 hombres y 10 mujeres. La mediana fueron 31 años y el 81,8 % de los casos era de origen sexual (aunque se desconocía la forma de infección en el 18,2 %).

Finalmente, hubo 8 casos extracomunitarios, todos hombres de en torno a 41 años y, en los casos con origen conocido, el contagio fue por la vía sexual.

La importancia del diagnóstico precoz

En cualquier caso, contar con un diagnóstico precoz, acceder cuanto antes a los tratamientos antirretrovirales, que permiten mejorar la calidad de vida del paciente de forma considerable, y adoptar las medidas necesarias para evitar la transmisión del VIH a otras personas es crucial, como recuerda la Dirección General de Salud Pública y Adicciones de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

De hecho, los actuales tratamientos son capaces de reducir la carga viral hasta niveles indetectables, lo que evita la transmisión.

El VIH se transmite por vía sexual, en el caso de prácticas sexuales de riesgo, cuando una de las personas es portadora del virus. Por vía sanguínea, la vía de transmisión puede ser el compartir jeringuillas o material de preparación en el consumo de drogas por vía venosa. Por vía materna, cuando la madre padece la infección y no está en tratamiento, puede haber transmisión durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Los únicos fluidos corporales donde el virus puede concentrarse en cantidad suficiente para que se transmita son la sangre, el semen, el líquido pre-eyaculatorio, el fluido vaginal y la leche materna. En el resto de fluidos corporales (lágrimas, sudor o saliva), la baja concentración de VIH hace imposible la transmision por contacto.

Por tanto, desde la Dirección General de Salud Pública y Adicciones insisten en que “queda patente que las personas con VIH pueden vivir y relacionarse con total normalidad en el momento actual. Acabar con el estigma y la discriminación, independientemente de su condición, es tarea de todos y todas. Hablar abiertamente sobre el VIH puede ayudar a normalizar el tema y deshacer falsas creencias”.

CatalàEspañol