L’Alcora reduce la deuda municipal en 1,5 millones en un año, un 180% más de lo previsto

El Ayuntamiento amortizó extraordinariamente cerca de un millón de euros en 2022.

El Ayuntamiento de l’Alcora sigue en la senda de la reducción de la deuda municipal emprendida en 2015. En un balance realizado esta mañana, el alcalde, Samuel Falomir, y el concejal de Hacienda, Robert Tena, han explicado que en 2022 se rebajó en 1,5 millones de euros, un 180% más de lo previsto inicialmente, amortizándose de forma extraordinaria cerca de 1 millón de euros.

El primer edil ha resaltado que en mayo de 2023 la deuda se situará en 1,6 millones de euros, “la cifra más baja de los últimos 17 años”. Un dato que, para Falomir, ratifica la “buena salud financiera” del consistorio y avala la línea de trabajo seguida en las dos últimas legislaturas con Tena al frente del área de Hacienda. Un trabajo basado en una gestión económica “eficiente y prudente”, que permitirá una disminución de deuda de más de 5,5 millones de euros en 8 años, “sin renunciar a la ejecución de importantes proyectos para seguir transformando l’Alcora ni a la prestación de más y mejores servicios para optimizar la calidad de vida de los alcorinos y alcorinas”.

Robert Tena ha recordado que a finales de 2014 la deuda viva del Ayuntamiento ascendía a 7,2 millones de euros, mientras que 2022 se cerró con 1,9 millones de euros y un nivel de endeudamiento del 14,24%, lo que refleja una “óptima situación financiera”. Al respecto, el concejal ha manifestado que “la ley permitiría llegar a un porcentaje máximo de endeudamiento del 110% sobre los derechos corrientes liquidados” y que “el equilibrio idóneo para un Ayuntamiento como el nuestro vendría a estar en un 40%”.

Estos datos “dan margen a solicitar un préstamo si fuera necesario para afrontar nuevas inversiones, sin afectar al buen momento económico por el que atraviesa el consistorio”, ha señalado Tena.

Por otro lado, “otra buena noticia” para la salud económica y financiera del Ayuntamiento es el “alto porcentaje” de ayudas conseguidas, de hecho, “el 50 % de las inversiones contempladas en el presupuesto de 2023 están subvencionadas por otras administraciones”.

Falomir ha subrayado que “tenemos un presupuesto inversor, pero, sobre todo, social y prudente, basado en la eficacia y optimización de la utilización de los recursos”.

“A pesar de la inflación, sin necesidad de incrementar ni un euro la presión fiscal, l’Alcora tiene capacidad financiera para llevar a cabo más infraestructuras y prestar más servicios a la población”, ha manifestado.

“Trabajo, cercanía, diálogo, compromiso, sensatez, transparencia y honestidad son los pilares sobre los que se sustenta la gestión del actual equipo de gobierno, con la vista puesta en el presente y en el futuro de nuestra localidad”, ha concluido el alcalde.

CatalàEspañol