Las tres diócesis de la Comunitat Valenciana participan en un proyecto de acogida e integración de personas refugiadas

Se acogerán a un total de 23 personas de distintas edades repartidas en cinco familias de origen sirio

Las tres diócesis de la Comunidad Valenciana junto el Servicio Jesuita a Migrantes de España, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la Generalitat Valenciana y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en España (ACNUR) participarán en un proyecto de acogida e integración de personas refugiadas del Líbano

Todas estas entidades se unen a la “Experiencia Piloto de Patrocinio Comunitario” denominado en la Comunitat Valenciana Valenciana como “Agermanament Comunitari Valencià”, un plan cuyo convenio ya se ha firmado en materia de acogida e integración de personas refugiadas beneficiarias de protección internacional según la resolución del Boletín Oficial del Estado del 17 de marzo de 2021. 

Este programa piloto, que viene precedido de una experiencia similar en el País Vasco, acogerá a un total de 23 personas de distintas edades repartidas en cinco familias de origen sirio y procedentes de los campos de refugiados que hay en el Líbano.

En los municipios seleccionados, y a través de las entidades que gestionan el programa, se van a crear grupos locales con personas voluntarias, que se van a encargar de mantener una relación directa con estas familias y acompañándolas en todo el proceso de inclusión que puede ir desde el aprendizaje del idioma hasta ayuda para encontrar un trabajo.

El proyecto también incluye la provisión de una vivienda y el diseño de un itinerario de formación para sus integrantes, de acuerdo con su experiencia y formación previa, además de contar con apoyo psicológico, en aquellos casos en que sea necesario, y medidas que faciliten el acceso al empleo.

De esta manera, el Servicio Jesuita a Migrantes España asume la responsabilidad de articular, dinamizar, apoyar y tutorizar a los refugiados que le sean asignados en cada uno de los municipios de València y Alaquàs.

Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante asume la misma responsabilidad en el municipio de Calp al igual que Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón lo hará en el municipio de Almassora. Por último, Cáritas Diocesana de València asume la responsabilidad en Cocentaina. 

Por su parte, la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha asegurado que este proyecto “contribuye a mejorar las responsabilidades, a sensibilizar, a empatizar, a darnos cuenta de que los seres humanos somos muy parecidos, da igual el color de nuestra piel o la lengua que hablemos”. 

“Al final, tenemos los mismos dolores, las mismas esperanzas, los mismos sueños, que suelen ser cosas pequeñas como sacar a nuestros hijos adelante y tener una vida que no se nos complique tanto”, ha añadido. 

“Este proyecto sitúa a Cáritas Valencia en la línea de la propuesta del papa Francisco cuando nos invita a poner en juego cuatro verbos en referencia a las personas migrantes: acoger, proteger, promover e integrar”, ha explicado Aurora Aranda , secretaria general de Cáritas Diocesana de València.

“La tarea que estamos haciendo, con el apoyo de la comunidad cristiana de Cocentaina significa ponernos al servicio de esta familia en situación de vulnerabilidad y ser verdadera Iglesia en salida que apuesta por las personas que lo han perdido todo y que necesitan emprender una nueva vida en un espacio de paz y con un acompañamiento de calidad y calidez”, ha afirmado.

Actualmente la Iglesia valenciana, según los últimos datos, atiende, acompaña y acoge a más de 70 personas refugiadas de 16 nacionalidades diferentes a las que ofrece apoyo en distintos aspectos.

CatalanSpanish