El juez deja en libertad vigilada a los 5 menores acusados de agresión sexual en Burjassot

Pese a que el fiscal había solicitado el internamiento para cuatro de los cinco menores, el juez ha ordenado su libertad y les ha impuesto una orden de alejamiento

El juez ha acordado libertad vigilada con alejamiento para todos los menores y no su internamiento como solicitaba la Fiscalía. La Policía Nacional detuvo a cinco jóvenes, de entre 15 y 17 años, y busca al menos a otro, como presuntos autores de dos agresiones sexuales a dos menores de 12 y 13 años en Burjassot (l’Horta), una de ellas grupal. La detención había ocurrido a última hora de la tarde de este miércoles, dentro de la investigación abierta por la Policía Nacional para esclarecer los hechos.

Se les trasladó del calabozo de Burjassot al de València por seguridad

Los cinco detenidos fueron trasladados a primera hora de la mañana a la Fiscalía de Menores, en la Ciudad de la Justicia, tras pasar la noche en la comisaría de Zapadores de Valencia, según informó a las puertas del recinto el secretario provincial del sindicato policial Jupol, Sebastián Gómez. El traslado de la comisaría de Burjassot a la de Valencia se atribuye a “motivos de seguridad”, entre razones por la presión de las familias de los detenidos. El ministerio público pidió internar en un centro de menores a cuatro de los detenidos por la agresión sexual en Burjassot y pide libertad vigilada con orden de alejamiento para el quinto detenido.

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer de la Policía Nacional investiga estas agresiones. La información, avanzada por el diario Levante, habla de dos violaciones, una de ellas en grupo, a niñas de 12 años el lunes por la tarde en una casa abandonada de la localidad de l’Horta Nord, cerca de la parada del metro de Godella. La vivienda está cerca del centro educativo Juan XXIII y junto a un parque público.

Se citaron por Instagram

Según el relato que las adolescentes proporcionaron a los agentes, se habían citado por una red social, Instagram, con dos jóvenes que no conocen en persona. Supuestamente, uno de ellos forzó a una de las chicas y, posteriormente, aparecieron otros cuatro jóvenes que habrían agredido sexualmente a la otra.

La primera chica logró huir y avisar a una amiga, que llamó a los padres y les contó la situación y éstos pusieron los hechos en conocimiento de la Policía Nacional. Los agentes activaron un dispositivo en colaboración con las policías locales de Burjassot, Godella y Rocafort para localizar a las menores, que no son del municipio y no sabían ubicar el lugar de los hechos.

Finalmente, los agentes consiguieron contactar con ellas por la noche, cuando una de las chicas estaba en su domicilio y otra de camino a casa. Aunque inicialmente atribuyeron la alerta a una broma, una de las familias ha formulado la denuncia después de que los servicios médicos certificaran señales compatibles con una agresión sexual después de explorar a la chica.

ValenciàEspañol