Llobell asegura que la subvención se perdió por una mala gestión de la técnico y que todo estaba orquestado

El alcalde de Teulada-Moraira ha ofrecido una rueda de prensa para aclarar por qué el municipio perdió la subvención ECOVIC21.

El pasado 14 de octubre, el alcalde de Teulada-Moraira, Raúl Llobell, anunciaba una investigación interna tras ser acusado de firmar fuera de plazo y perder la subvención ECOVIC21.

Todo comenzó ese mismo día, cuando Comrpomís per Teulada i Moraira calificaba a Llobell como el culpable por el que el municipio habría perdido una subvención para contratar a personal desempleado. “El alcalde Raúl Llobell firmó el documento un día después del plazo establecido por LABORA Generalitat Valenciana”, afirmaban desde el grupo.

Tras estas acusaciones emitidas por la oposición, Llobell aseguraba que se trataba de “falsas e infundadas acusaciones”, acusaciones por las que anunciaba una investigación interna. Por eso, esta mañana Raúl Llobell ha realizado una rueda de prensa “de vital interés” para el Equipo de Gobierno, Ayuntamiento y para el propio alcalde.

“El 14 de octubre, desayunábamos con una noticia en redes sociales donde decían que este Ayuntamiento había perdido una subvención de casi 120.000€ del programa de Covid que daría empleo a gente menor de 30 años en situación de desempleo”, explicaba Llobell. Según las afirmaciones descritas, se habría perdido “porque yo como alcalde no había realizado los trámites en los plazos oportunos”.

La realidad es que, tal y como ha mostrado con documentos el alcalde Llobell, “el día 16 de julio se presentaba la propuesta por parte de alcaldía para que se inicien todos los trámites para solicitar esta subvención”. A partir de esta fecha, ya se podía tramitar.

Sin embargo, el 22 de julio se llevaba a la Junta de Gobierno Local como urgencia la petición de la subvención, “un día antes de vencer, y sin ser necesario llevarla a Junta de Gobierno Local”. Aún así, se aprueba, por lo que a las 14h del 22 de julio queda aprobado el expediente para la tramitación de la subvención. Esa misma aprobación, conlleva que al día siguiente (23 de julio y último día de gestión) quede desbloqueado, el certificado, para su firma. Concretamente, queda desbloqueado a las 8.55h tal y como demuestran los informes de la auditoría.

“Se carga el documento, siguiendo estando en plazo. El problema es que el documento pasa a la firma del alcalde el 26 de julio a las 12:45h. Si el día 23 el certificado estaba cargado en la plataforma, ¿Por qué llega a la firma del alcalde el día 26? No un día, ni dos después. Tres días después de vencer la subvención”.

De hecho, Llobell asegura que los documentos necesarios para la adjudicación de la subvención llegan a la firma del alcalde el día 26 de julio a las 9:50 y 10:25 de la mañana, y son firmados a las 10:45h.

Llobell mostrando la documentación de la investigación

Publicación de un documento no público

Hay documentación que se hace pública el día 14 de octubre. En concreto, un certificado de la Junta de Gobierno Local que “no es público, salvo que lo pida una persona que tenga acceso al expediente. Y está colgado en redes sociales“, comenta Llobell.

Casualmente, el 20 de octubre se da acceso a este expediente, pero “la propia auditoría, con los movimientos, refleja que la persona que pidió acceso, ni siquiera había accedido. No solamente tiene la bola de cristal el 14 de octubre, sino que el 20 cuando pide el acceso, ya no tiene sentido consultarlo porque lo que quería, ya no tenía”, añade.

Siguiendo en la línea de la auditoría, el día 26 de julio, cuando se carga a la firma los certificados, estando fuera de plazo 3 días, ese mismo día “la persona responsable manda un correo a Conselleria. En él pregunta si habiendo un día hábil o festivo local, esos plazos entiende que no computan y por tanto, la subvención estaría dentro de tiempo”. A esto, Conselleria responde que, aunque el festivo local fuera inhábil, estaríamos hablando de un día, no de tres”, demuestra Llobell.

Conclusiones

El alcalde de Teulada-Moraira ha transmitido sus conclusiones:

  1. Como dice la propuesta de alcaldía, el 16 de julio se iniciaba el procedimiento de tramitación de subvención en tiempo y forma.
  2. Desde el mismo 16, se podían mandar los documentos a la subvención. No era pasarlo por Junta de Gobierno, igual que el año pasado.
  3. Pasa por Junta de Gobierno Local el día 22. Se acepta y aprueba sin estar en orden del día. Y el día 23, día hábil, se puede mandar la subvención. Pero no se manda.
  4. Se manda el día 26, cuando se carga la firma. Y a los 20m está firmada por el alcalde. Es cometido del técnico saber los plazos. Y queda demostrado que se sabía cuando se manda un correo a la administración para ver si un festivo local es hábil o inhábil.

La subvención se pierde por una mala tramitación por parte de la técnico

La subvención se pierde por una mala tramitación por parte de la técnico. Ya no se trata de que salga una noticia de que se ha perdido una subvención por parte del alcalde, siendo mentira. Se trata de que hay 120.000 euros que no se van a poder emplear en las personas del municipio. No se puede con dinero público y recursos del Ayuntamiento hacer políticas contra un gobierno, y menos intentar manchar la imagen de nadie”, afirma de forma contundente Llobell.

Después de esta investigación, Llobell considera que lo que corresponde “es un expediente disciplinario, y que esta investigación siga su camino”. “Yo me dedico a hacer mi cometido, que es responsabilizarme de la administración y depurar responsabilidades. Aunque el otro día me decían ‘que no depure responsabilidades’. ¿Por qué? En el pleno nadie me preguntó por la pérdida de la subvención. No interesa. ¿A nadie le importa? ¿Alguien se cree que el alcalde, si no lo ha hecho mal, se va a quedar quietecito?, explicaba en rueda de prensa.

Esto tiene pinta de estar, presuntamente, más que orquestado. Y como alcalde no estaría cumpliendo con mi cometido si no depurara hasta la última responsabilidad que pueda tener quien la tenga. Porque toda esta información se recaba para tener claro el culpable. Y no lo dice el alcalde, lo dicen los documentos”, concluía Llobell.

CatalanSpanish