Los pequeños vila-realenses que estrenan fiestas se unen a las celebraciones de la Mare de Déu de Gràcia

Además de los actos tradicionales del programa de este primer fin de semana quizás uno de los más emotivos ha sido el de los niños y niñas aún nacidos durante la pandemia, acercándose por primera vez a unas fiestas que han recuperado la normalidad

Si para todos los vecinos de Vila-real sus fiestas son especiales, aún más lo están siendo para la reina y las damas que más han esperado su gran momento, tras dos años de restricciones por la pandemia. San Pasqual ya fue el oxígeno y sus sonrisas se vieron por fin sin mascarilla pero esta vez, además, otros pequeños personajes y sus familias también han sido protagonistas por ‘estrenar’ fiestas. Son los niños y niñas nacidos en 2021 y 2022.

Concentración de jóvenes vila-realenses nacidos en 2021 y 2022

En una concentración en la plaza Major este domingo, con la colaboración de la asociación de Filles de Maria del Rosari y la Colla Gegantara, a más de uno se le han escapado las lágrimas al recibir a estos vila-realeros del futuro que nacieron en unos momentos especialmente difíciles.

Pero al margen de emociones, el primer fin de semana de fiestas deja también infinidad de imágenes y sobre todo de ganas de participación en las celebraciones de septiembre. El inconfundible olor de pólvora de la mascletà, la solemnidad de las procesiones o otros actos que transcienden más allá del ámbito festero y congregan a curiosos y aficionados al mundo de los clásicos del motor que marcaron época, como la XXI concentración de SEAT 600 y vehículos clásicos de este domingo, marcan el primer fin de semana, de las fiestas de la Mare de Déu de Gràcia.

ValenciàEspañol