Marco destaca la labor del Ayuntamiento para que la herencia Martell regrese a Castelló con fines sociales

La alcaldesa celebra que después de 34 años este legado permita impulsar servicios ligados a la calidad y al bienestar social

La alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, ha participado hoy en el acto de presentación de la conclusión del proceso de la herencia abintestato de Josefa Martell Farcha, junto al conseller de Hacienda y Modelo Económico, Arcadi España, la directora general del Sector Público y Patrimonio, Isa Castelló, y el presidente de la Diputación Provincial, José Martí, además de representantes de las asociaciones locales y provinciales beneficiadas.

Marco ha puesto en valor el día de hoy, “

en el que el legado de Josefa Martell regresa a Castelló con fines sociales después de 34 años de su fallecimiento y gracias al trabajo del Ayuntamiento de Castelló, que llegó hasta el Tribunal Supremo para que la herencia Martell se repartiera entre las organizaciones de bienestar social de Castelló”.

“La herencia Martell servirá de inyección económica a las organizaciones que más lo necesitan en un momento como el actual y permitirá impulsar obras y servicios ligados a la calidad de vida y al bienestar de la ciudadanía”, ha apuntado la alcaldesa.

“Por fin hoy es un día de normalidad en el que ha triunfado el sentido común, a pesar de que durante mucho tiempo parece que ha sido algo excepcional”, ha asegurado España.

“No era razonable que la herencia de una vecina de Castelló no recayese en los vecinos y vecinas de la localidad y por eso el compromiso tanto del president de la Generalitat como de la alcaldesa de Castelló de trabajar para que los recursos de Josefa Martell Farcha estuviesen dedicados a las asociaciones y ONG locales que trabajan por mejorar la vida de los castellonenses” ha apuntado el responsable de Hacienda.

Con el acto de hoy en la Casa dels Caragols, la Generalitat formaliza el abono de un total de 671.452,32 euros a diez organizaciones sociales y benéficas por la herencia intestada de Josefa Martell Farcha, que falleció en 1988 sin herederos y sin haber realizado testamento por lo que la Generalitat se hizo cargo de la misma.

La herencia estaba formada por 32 inmuebles rústicos y urbanos, recursos líquidos y acciones del banco de Valencia que ascendían a un total de 4,7 millones de euros.

Una vez que la Dirección General de Patrimonio ha procedido a depurar y realizar todas las operaciones patrimoniales pertinentes, los recursos líquidos a repartir entre las asociaciones benéficas y la Generalitat ascienden a 1.007.178,42 euros, de los cuales tal y como acordó la Junta Distribuidora de la herencia, dos tercios se han distribuido entre las asociaciones y un tercio a la Generalitat.

En concreto, en el ámbito provincial y aquellas entidades que tienen representación tanto provincial como municipal se ha abonado 47.960 euros a la Associació Col·lectiu Unió d’Integració al Minusvàlid de Vila-real (ACUDIM); 85.263 euros a AFA Castellón; 85.263,78 euros a la Asociación de Familiares para los Derechos de las Personas con Enfermedad Mental (AFDEM); 47.960,88 euros a la Asociación valenciana contra la Fibrosis Quística; 85.263,78 euros a la Asociación-Fundación de Daño Cerebral Adquirido ATENEU; 85.263,78 euros a Cáritas; y 85.263,78 euros a la Federación Provincial de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Castellón (COCEMFE) y a la Asociación de atención de familiares de personas con problemas de conductas adictivas (AVANT).


Por su parte, las organizaciones únicamente municipales como AFANIAS, la Fundación DASYC o la Asociación Síndrome de Down han recibido un importe de 37.302,9 euros cada una de ellas.

CatalàEspañol