Aitana Mas aboga por una mayor coordinación entre administraciones en la lucha contra la violencia machista

'Es el momento donde hemos de estar todos y todas pendientes de ver cómo podemos encajar mejor un plan que garantice la seguridad de las mujeres', señala Mas

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Aitana Mas, ha abogado por impulsar una mayor coordinación de entre administraciones autonómicas y el Gobierno central en la implementación de las medidas contra la violencia machista para poder hacer frente a esta lacra.

“Tenemos que sentados todos los actores y actrices implicados en la lucha contra la violencia de género para que cada uno, desde su experiencia, pueda explicar qué medidas podemos mejorar o perfilar y qué necesidades tenemos los unos de los otros para poder dar una atención que realmente garantice las seguridad de las mujeres que sufren esta violencia y también les haga sentir seguras”, ha indicado Mas.

En este sentido, ha valorado el comité de crisis reunido este miércoles pasado para analizar la situación ante el elevado número de asesinatos de mujeres ocurrido en las últimas semanas, con la participación de representantes de los ministerios de Interior, Justicia e Igualdad, las comunidades autónomas donde se han registrado los crímenes y las Unidades de Violencia, en la que se propuso una revisión del Sistema de Seguimiento Integral en los Casos de Violencia de Género (VioGén).

Para Mas, esta reunión es una muestra de que “tenemos una buena voluntad por parte de las administraciones pero todavía queda el poder acabar de encajar y coordinarnos mejor para se más eficaces“, ha señalado.

En este sentido, ha afirmado que “es el momento donde hemos de estar todos y todas pendientes de esa mirada hacia el futuro de ver cómo podemos encajar mejor un plan que garantice no solo la tranquilidad de una mujer que quiera ir a denunciar a su agresor sino también las medidas de protección que le corresponden para garantizar su seguridad”.

Aitana Mas ha realizado estas declaraciones durante su visita a la muestra fotográfica del artista Daniel Duart, que se expone en la sede de Intramurs en València, con la que se quiere mostrar, a través de fotografías de ficciones basadas en asesinatos reales, la crueldad de la violencia contra las mujeres.

Mas ha apuntado que, actualmente, “tenemos una parte muy positiva, que es que en los últimos años se está incrementando el número de denuncias, lo que no necesariamente quiere decir que haya más casos, sino que hay una mayor seguridad a la hora de ir a a denunciar”.

Lo que nos falta hora es encontrar una mayor coordinación entre los recursos públicos que ponemos a disposición las comunidades autónomas con el Gobierno central y el resto de instituciones del Estado que implicar también a jueces y juezas, fuerzas de seguridad de Estado y servicios sociales de cada autonomía”, ha añadido.

Como ejemplo de esta colaboración, ha hecho referencia al servicio que se ofrece en la Comunitat Valenciana “a través de los Centre Dona que tenemos en diferentes ciudades, ya que da un servicio integral y además está en colaboración con la policía local y las fuerzas de seguridad del Estado”.

“Por eso -ha insistido- me gustaría que pudiéramos sentarnos representantes de todas las comunidades autónomas, Gobierno central, fuerzas de seguridad del Estado, Poder Judicial, que reconozcamos cuándo nuestras medidas se quedan cortes o es necesario impulsarlas desde otra perspectiva” y colaborar y coordinarnos mejor en aquellas cosas que podamos ver que son necesarias”.

Para ello, ha indicado que se pondrá en contacto con el Ministerio de Igualdad en este sentido ya que reuniones como la celebrara ayer “es un instrumento muy útil que se activa como medida de emergencia cuando hay más de cinco mujeres víctimas de la violencia machista en un periodo muy corto de tiempo para ver qué está fallando” aunque ha abogado porque este tipo de reuniones debería ser “más inclusiva para poder integrar más miradas”.

‘Dead girls’

Respecto a la exposición ‘Dead girls’, la vicepresidenta ha resaltado el hecho de que todas las imágenes, aunque de ficción, “estén representando casos reales que han ocurrido y que, a veces, de tanto escucharlo, tendemos a normalizar”.

Por eso, es una obra que “te remueve muchas cosas por dentro, que te enfada, que te da ganas de llorar, te pone triste, te da impotencia, te frustra y, con todos esos sentimientos, lo que pretende es hacernos despertar la necesidad de trabajar cada uno y cada una desde su ámbito para genera runa sociedad que sea más protectora con las mujeres que están sufriendo violencia de género y que, ante estas situaciones, estemos alerta, porque hay muchas mujeres que nos pueden necesitar”, ha destacado.

En este sentido, ha apelado a la colaboración ciudadana, no solo de las administraciones, que “ha de estar y hemos de mejorar y coordinar mejor, sino también que estemos todos y todas con los ojos abiertos por si una mujer nos hace llegar un llamamiento para que la podamos ayudar estemos a su disposición para que pueda salir de esa pesadilla que es la violencia de género”.

CatalàEspañol