McDonald’s cierra la franquicia de Vinaroz tras varias demandas del propietario contra la marca

El franquiciado ha cuestionado obligaciones que no venían definidas en el contrato y está liderando un movimiento de franquiciados dispuestos a enfrentarse en los tribunales a la multinacional norteamericana.

Quince empleados sin saber qué será de su futuro laboral, una decisión en los tribunales de una jueza que pone en tela de juicio el estabishment tácito de las grandes franquicias y una localidad que ve como cierran uno de los puntos neurálgicos de las cadenas de comida rápida.

Esta podría ser el resumen de una peculiar historia sin precedentes que ha terminado con el cierre, en plena temporada turística, de una de las franquicias de McDonald’s.

Así, la cadena de comida cerró el 15 de julio drásticamente un restaurante que tenía en la zona de playa de Vinaroz, cuyo propietario en franquicia había demandado en varias ocasiones a la multinacional norteamericana por incumplimiento de contrato.

El cierre afecta a sus 15 empleados, que por el momento quedan sin trabajar al quedar el restaurante sin servicio.

Este establecimiento era propiedad en franquicia del empresario Luis Cañizares, quien desde hace varios años ha llevado en diversas ocasiones a McDonald’s a los tribunales, según informa la agencia de comunicación Atrevia que cuenta como las desavenencias ya empezaron hace más de cinco años cuando este franquiciado empezó a “cuestionar” algunas de las condiciones impuestas por el gigante d ela comida rápida.

Cañizares interpuso una demanda contra McDonald’s en abril de 2014 por incumplimiento de contrato, que fue estimada parcialmente en 2016, y ha liderado varias acciones legales contra McDonald’s al observar fallos en sus contratos de franquicia.

¿Líder de un movimiento de franquiciados?

El franquiciado ha puesto en cuestión obligaciones que no venían definidas en el contrato y está liderando un movimiento de franquiciados dispuestos a enfrentarse a McDonald’s en los tribunales.

Este empresario ha hecho que se ponga en duda el sistema obligatorio de pertenencia al Coop (una asociación de franquiciados de McDonald’s a la que se le paga un canon obligatorio), así como la relación contractual con el proveedor de los restaurantes, Havi Logistics.

McDonald’s ha cambiado el clausurado de su contrato de franquicia como resultado de las acciones llevadas a cabo por el franquiciado.

Precisamente las dudas legales sobre la relación entre Havi Logistics, McDonald’s y sus franquiciados que fueron puestas en marcha por Cañizares, estuvieron en el origen de una sentencia clave hace unos meses de una jueza de primera instancia de Castellón, que por primera vez estableció que Havi Logistics, el único proveedor logístico con derecho a suministrar los productos de McDonald’s a sus franquiciados, trabajaba por cuenta de la empresa de Estados Unidos y no de forma independiente como Havi y McDonald’s alegaban.

30 millones de euros a devolver

Esta jueza ha establecido que los pagos de los franquiciados de McDonald’s a Havi deben ser devueltos a los franquiciados y asumidos por McDonald’s, lo que supondría un coste adicional de 30 millones de euros para la cadena de comida rápida. Además, en sede judicial se le solicitó a Havi y a McDonald’s presentar una copia de los contratos entre ambos, algo que no han realizado.

ValenciàEspañol