Los médicos valencianos avisan que irán a la huelga ante la falta de profesionales

El sector irá a la huelga los días 17 y 18 de enero de 2023 ante la situación actual y los "problemas" de la sanidad pública valenciana

El Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana (CESM-CV) ha avisado a la Conselleria de Sanidad Universal y de Salud Pública de que el sector irá a la huelga los días 17 y 18 de enero de 2023 ante la situación actual y los “problemas” de la sanidad pública valenciana, como “la falta de profesionales, maltrato o fuga de médicos“, así como la sobrecarga de trabajo, y ha considerado que las circunstancias globales “son exactamente las mismas” que en otras comunidades autónomas “para plantear un conflicto” con los sindicatos.

El secretario general del CESM-CV, Víctor Pedrera, tras reunirse con el conseller de Sanidad, Miguel Mínguez, con quien esperaba establecer los cauces de comunicación y negociación sobre estos temas que afectan a la sanidad pública, ha anunciado a última hora de este martes que el sector parará ante la “sobrecarga a nivel asistencial”.


Según Pedrera, la “gota que ha colmado el vaso” para anunciar la huelga, cuyo preaviso presentarán este miércoles, ha sido la decisión adoptada el pasado viernes por la Conselleria sobre la ampliación de 690 nuevas plazas, de las que “solo 102 son médicas”.

Solo el 13 % respecto al total, cuando la grave deficiencia de plantilla que tenemos en la sanidad pública valenciana radica en los médicos”, ha dicho para añadir que entiende que “hacen falta celadores, administrativos y enfermeras, pero hacen más falta médicos”.

Llevamos muchos aumentos de plantilla siendo marginados”, ha criticado.

El exceso de trabajo, especialmente en la Atención Primaria, así como la “ridícula ampliación de plantilla” que se hizo en julio, ha hecho saltar por los aires una bomba a punto de explotar, y ha incidido en que las circunstancias globales “son exactamente las mismas” que en otras comunidades autónomas “para plantear un conflicto” con los sindicatos.

En todo caso, ha apuntado que la convocatoria de los paros se ha fijado para los días 17 y 18 de enero con el objetivo de “no interceder” en una etapa “compleja” como es la de Navidad, cuando se registra “un repunte de pacientes con bronquiolitis“, y que la población “no se vea afectada“.

Paralelamente, ha manifestado que, con este margen, espera “dar un tiempo más que suficiente” a la Administración para que valore las peticiones que se le han trasladado desde los sindicatos, aunque espera “poder sentarse para intentar llegar a un acuerdo” y desconvocar la huelga, siempre que la Conselleria sea “sensible“.