Medio Natural desarrolla un programa de protección del chorlitejo patinegro

En la Comunitat Valenciana se estima un censo de 259 parejas de chorlitejo patinegro

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica desarrolla un programa para la protección del chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus). Esta especie de ave, catalogada como “vulnerable”, nidifica en las playas y zonas dunares de la Comunitat Valenciana.

El director general de Medio Natural, Benjamín Pérez, ha advertido sobre la sensibilidad del chorlitejo a la pérdida de hábitat por los temporales marinos, las molestias derivadas de los usos recreativos intensos de las playas y la limpieza mecánica de estas.

En este sentido, ha hecho un llamamiento para contribuir en la protección de esta especie, que se encuentra ahora mismo en época de nidificación en algunas playas, arenales costeros, saladares y lagunas de la Comunitat Valenciana.

En investigaciones realizadas en playas de la Comunitat Valenciana se ha comprobado que los perros, particularmente si van sueltos, son una de las principales causas de abandono de los nidos. El trasiego de personas por zonas de dunas protegidas también resulta determinante.

En 2020 se estima un total de 259 parejas de chorlitejo patinegro en la Comunidad Valenciana (18-21 Castellón, 100-114 Valencia y 129-136 Alicante), una cifra ligeramente menor a la obtenida en 2019 (263 parejas).

Actuaciones en 2020

En 2020, la Conselleria instaló 2.790 metros de nuevas talanqueras en las playas de Almardà y Rafalell-Vistabella, en los municipios de Sagunto y València, así como en el arenal costero de Santa Pola.

Asimismo, las Brigadas Natura 2000 se encargaron de reparar y reinstalar estas estructuras en las playas de El Serradal (Castellón), Rafalell y Vistabella (Massamagrell-Valencia), Cullera, Tavernes de la Valldigna, Xeraco, Gandía y Oliva.

La instalación y renovación de talanqueras se enmarca en el plan de protección del chorlitejo patinegro basado en el seguimiento de sus poblaciones, el establecimiento de condicionantes del uso turístico en playas y la instalación de cartelería informativa.

Los trabajos de conservación consistieron también en la retirada a mano de los materiales vegetales y residuos que habían quedado depositados en los cordones dunares tras los temporales, como ocurrió en Cullera, Oliva o Denia, respetando los aportes marinos orgánicos cuya presencia beneficia al chorlitejo patinegro.

CatalanSpanish