El concejal de educación confirma que Castelló recuperará el ‘Cor Infantil’ en 2022

Francesc Mezquita asegura que el proyecto se interrumpió "por falta de personal administrativo para cursar los trámites de la renovación del concurso"

El ‘Cor Infantil de Castelló’, el proyecto pedagógico y musical que ha permitido acercar el canto y la música a niños y niñas de la ciudad se retomará, con toda probabilidad, “el próximo curso“. Así lo ha afirmado el concejal de Educación, Francesc Mezquita, en declaraciones a Actualitat Valenciana.

A priori, se trata de una muy buena noticia, ya que además también podría venir acompañada de una adaptación de esta iniciativa a los estudiantes de los centros educativos de secundaria, dado que en la actualidad se dirige a escolares de entre 6 y 12 años.

Sin embargo, lo “peculiar” de esta historia es que lo que ni la pandemia logró interrumpir sí que se ha visto truncado por unos trámites burocráticos que no se hicieron “por falta de personal en la concejalía”, como ha reconocido el propio Mezquita.

Es decir, tras la puesta en funcionamiento de un proyecto arrancado por el anterior concejal de educación, Enric Porcar, y que heredó Francesc Mezquita, más de un centenar de niñas y niños castellonenses han participado en esta escuela de educación musical. Además, el ‘Cor Infantil de Castelló’ bajo la mano de su directora, Isabel Villagar, ha logrado un altísimo nivel en menores que carecían de preparación musical inicial y sin embargo, un proyecto que sobrevivió al confinamiento, se ha interrumpido, porque no ha habido personal técnico suficiente para formalizar las bases que permitieran que volviera a salir a concurso, aún cuando la dotación económica sí estaba prevista.

Una situación poco más que absurda, como la han tildado ya muchas familias de los niños del ‘Cor infantil de Castelló’ que mostraron su disgusto, pero que por otra parte hace cuestionarse si el reparto de técnicos y personal funcionarial en las distintas áreas y concejalías del consistorio castellonense se adecua realmente a los cometidos que se proponen o hay una incorrecta distribución entre músculo burocrático y promesas políticas factibles.

La música que sobrevivió a la pandemia: ensayos desde casa y mascarillas para cantar

Por otro lado, en todo este proyecto hay que destacar también el espectacular esfuerzo que se ha hecho tanto desde la dirección del Cor Infantil como desde las familias del alumnado y quienes han dado continuidad a la iniciativa para que ni siquiera la pandemia pudiera parar la música.

Tras las primeras semanas de confinamiento, al inicio de la parte más cruda y con la interrupción total de los ensayos en un país paralizado, las tecnologías y el empeño de una directora por no dejar de cantar en momentos especialmente duros para los más pequeños, hicieron que el Cor Infantil de Castelló se reuniera virtualmente y los niños, distribuidos en pequeños grupos a través de videoconferencias seguían cantando.

Ejercicios vocales, entrenamientos y juegos con la voz, sirvieron para que los ánimos que Isabel Villagar les transmitía a través de la pantalla llegaran a la cuarentena de integrantes del Cor Infantil.

Más tarde, cuando se pudo volver a salir, se planteó la posibilidad de cómo se podía retomar una actividad que implicaba cierto riesgo adicional, al tratarse de canto y mantener a la vez la seguridad de los pequeños. Calentamientos vocales en el claustro del Museu de Bellas Artes de Castellón, para estar al aire libre, en lugar de en el salón de actos. Medidas higiénicas extremas que retiraron incluso el uso de las partituras en papel y sobre todo unas mascarillas diseñadas específicamente para poder proyectar la voz a través de ellas pero manteniendo la seguridad sanitaria, formaron parte junto con el distanciamiento de un reto que el Cor Infantil de Castelló superó con nota.

De hecho, el pasado 12 de junio, ese mismo claustro del Museo acogió un pequeño concierto de final de curso de un año especialmente duro. De ahí que muchas esperanzas quedaran truncadas cuando el proyecto se ha visto interrumpido “por la burocracia” o “por falta de planificación de algo previsible” como apuntan también algunas familias.

De momento, y mientras este ‘impás’ encuentra salida a un trámite enquistado, la directora, ha puesto en marcha de manera particular, otra iniciativa para que los pequeños no pierdan lo aprendido. Se trata del coro ‘La brújula del Canto’ a la que se han sumado algunos niños, aunque ni el espacio de ensayo, ni el día, ni el horario, ni las condiciones se adecuan a todos. De momento, habrá que esperar a que la concejalía d’Educació tenga el ‘personal adecuado’ para retomar algo “presupuestado” pero burocráticamente, incapaz de haberse podido lograr, según se ha argumentado.

CatalàEspañol