Moncofa ajustará las cuentas para que la eliminación de la plusvalía no afecte a los servicios

El alcalde ya redujo en 2016 tanto el porcentaje de valoración de los terrenos un 37% y el tipo de gravamen de la plusvalía un 65%.

El Ayuntamiento de Moncofa hará un importante esfuerzo a la hora de ajustar las cuentas y los gastos para que la eliminación del impuesto de plusvalías no afecte a los servicios esenciales que reciben los vecinos. Así lo ha anunciado el alcalde, Wences Alós Valls, tras la sentencia dictada por el Tribunal Constitucional contra la fórmula del Gobierno para hacer pagar a los contribuyentes este impuesto.

Wences Alós Valls, alcalde de Moncofa, ve “lógica la sentencia que ha dictado el Tribunal Constitucional contra el impuesto de plusvalías municipales. Es un impuesto que el Gobierno debería haber modificado hace mucho tiempo, porque estaba haciendo pagar a los contribuyentes en función del valor catastral, indistintamente si el vendedor ha obtenido perdida o ganancia en la venta”.

El alcalde de Moncofa ha destacado que “en 2016, cuando el Partido Popular de Moncofa asumió la alcaldía del municipio, el impuesto estaba en máximos, con unos valores catastrales exagerados, el equipo de Gobierno ya realizó una bajada importantísima tanto sobre los valores que se calculaban para pagar ese impuesto, como sobre el tipo de gravamen. Por un lado, se ha reducido el valor catastral un 24 %, pero además también redujimos el valor sobre el que se aplica el impuesto (un 37%) y el tipo impositivo (un 65%)”.

Wences Alós Valls recuerda que “el primer año en que asumimos el gobierno, un momento de grave crisis económica, había vecinos con plusvalías sobre terrenos que se habían vendido con pérdidas de miles de euros, era la ley y se tenia que aplicar, por eso actuamos de inmediato”.

Por otro lado, refiriéndose a la sentencia del Tribunal Constitucional ha asegurado que, como es lógico, “acataremos la sentencia, que aún está pendiente de publicación, que provocará una merma en los ingresos del municipio de 150.000 euros. Es una rebaja presupuestaria muy importante, pero ajustaremos las cuentas para que no influya en los servicios a los ciudadanos, ni en las ayudas a las personas y las pymes más necesitadas, ni en la generación de empleo, así como en la ejecución de las infraestructuras más necesarias”.

El Impuesto Bienes Inmuebles, en mínimos

Hay que tener en cuenta el importante esfuerzo que está haciendo el equipo de Gobierno que lidera Wences Alós Valls para rebajar las cargas impositivas que sufren los vecinos desde que asumió la alcaldía en 2015, hasta el punto de dejarlas prácticamente en mínimos históricos.

Como ejemplo está la aprobación de cara a este ejercicio de una nueva reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles urbanos, que se ha quedado en el 0,55, cuando hace ya casi siete años estaba en el 0,72, a la vez que el IBI de rústica ya está en el mínimo legal, el 0,3, recordar que cuando entró el Partido Popular en el gobierno, en 2015, se encontraba al 0,8, más del doble que el actual. Mientras que el impuesto sobre bienes de naturaleza rústica esta en el mínimo legal del 0,30 “una forma de apoyar también a nuestros agricultores” asegura el alcalde.

CatalanSpanish