Mónica Mira invita a leer “Tres días”… y “siempre”

La periodista presenta su novela en La Bohemia

“…La superficie solo es una capa que cubre la realidad”, reza la contraportada de ‘Tres días’, la nueva novela de Mónica Mira. Toda una declaración de intenciones y periodismo obrero en negro sobre blanco. La periodista/escritora y/o viceversa presentó en La Bohemia su cuarta novela, la primera de género negro tras sus devaneos literarios con el romanticismo. Lo hizo dentro del ciclo ‘Castelló Negre’.

Un pueblo sorprendido por un crimen, un periodista de la sección de Comarcas de un rotativo, los cotilleos de una mentalidad rural…, ejes de un argumento nacido desde la propia experiencia vital de una redactora de tres M: mujer, madre y milagro (en la acepción de ese poder femenino del don de llegar a todo, al trabajo, a la educación de sus hijos, a las labores domésticas, a cuidar a su pareja y a cuidarse), y no es un alegato machista; es la razón kantiana en su máximo esplendor.

Mira relató como ‘fabrica’ una novela, “ideas que le van surgiendo y las guardo en la mente; no necesito fichas, ni tampoco irme de casa durante unos días para escribir en soledad”. “Escribir es mi forma de desconectar, de relajarme tras el tráfago diario”, dijo la novelista entre la vehemencia y la claridad del destino en su pasión por la escritura. Rechazó de plano que los periodistas tengan la etiqueta de escritores frustrados: “Lo lógico en un periódico es que a los redactores les guste escribir, aunque puede ser que haya alguien que no le guste”.

Contó también anécdotas de su devenir profesional y lo duro que es ser “corresponsal en un pueblo”, con sus dificultades y “amenazas veladas”. Mónica Mira, en una apuesta por la “calidad de los momentos”, como indica en sus redes sociales, invitó a disfrutar de la lectura de “Tres días”… y siempre.

CatalanSpanish