Un monolito en Benferri reconoce desde hoy a quienes ayudaron en la trágica DANA de 2019

La consellera de Justicia defiende la importancia de los planes municipales de protección para anticiparse a los efectos de las emergencias climáticas

La consellera de Interior, Justicia y Administración Pública, Gabriela Bravo, ha defendido hoy la importancia de los planes de emergencia municipal como “herramienta básica de anticipación a los graves efectos de la emergencia climática”. 

La responsable de Interior ha inaugurado en Benferri el monolito de homenaje a los organismos que intervinieron durante la DANA que azotó la Vega Baja en septiembre de 2019, entidades públicas y civiles que asistieron a las personas afectadas. El desastre natural dejó un balance de tres víctimas en la provincia de Alicante, otras dos en Andalucía y dos más en Caudete (Albacete), municipio próximo a Villena. Los fallecidos fueron un ciudadano holandés de 66 años arrastrado por el agua desde Dolores a San Fulgencio, donde se recuperó su cuerpo; un hombre de 58 años y vecino de Redován que fue arrastrado por las aguas cuando salía de su vehículo e intentaba cruzar una calle y un hombre de 41 años localizado en la pedanía oriolana de La Matanza.

Las lluvias también ocasionaron también la evacuación de millares de personas así como daños en el campo valorados en 84 millones de euros en las distintas regiones del suroeste, especialmente en la Vega Baja alicantina.

Bravo ha defendido la importancia de “evaluar los riesgos y aplicar medidas de control ante futuras emergencias”. En esta línea, ha indicado que la Generalitat “ha hecho un trabajo considerable de concienciación a los ayuntamientos acerca de la importancia de estas herramientas, que marcan las directrices básicas para actuar frente a futuros episodios derivados de la emergencia climática”. 

En la actualidad, el 92% de los municipios de la Comunitat Valenciana ya dispone de Plan Territorial Municipal, un documento marco de carácter obligatorio que garantiza la máxima protección para las personas, el medio ambiente y los bienes, que puedan resultar afectados en cualquier situación de emergencia. Bravo, que ha visitado también la exposición fotográfica conmemorativa junto al alcalde Luis Vicente Mateo, ha señalado que Benferri “es un claro ejemplo de cómo cada año son más los ayuntamientos que se suman a la petición de nuevas subvenciones para la elaboración de planes de emergencias”. En 2022 -ha continuado- “ya son 297 los municipios que se han acogido a estas ayudas de la Generalitat”.

Por ello, ha agradecido el compromiso con la prevención y la seguridad de alcaldes y alcaldesas. “Contamos con más herramientas de prevención y estamos más preparados, pero no nos conformamos. Como Administración Pública continuaremos vigilantes para mantener todas las medidas de anticipación que estén a nuestro alcance para mitigar los efectos de estos episodios derivados del cambio climático que nos atenazan cada vez con más frecuencia”, ha añadido.

Ejemplo como personas y como sociedad

La consellera de Interior ha destacado el papel de los diferentes organismos que participaron durante los días 12, 13 y 14 de septiembre de 2019 en las labores de lucha contra los efectos de la DANA que azotó la Vega Baja. “Fueron horas muy críticas en las que resultó crucial la estrecha colaboración entre organismos e instituciones, un espíritu de unión que queda plasmado en el monolito que hoy se inaugura”, ha subrayado.

“Cuerpos y fuerzas de seguridad, servicios de emergencias, bomberos, efectivos de la UME, voluntariado de Protección Civil y otros organismos mostraron una vez más su gran profesionalidad en los centenares de actuaciones que se practicaron”, ha afirmado Bravo, quien ha añadido que “como personas y como sociedad volvimos a ser un ejemplo. Nos unimos en un frente común para atender las necesidades más urgentes de los damnificados”. 

La Generalitat, ha dicho, “ha actuado en tres dimensiones; la respuesta inmediata a la emergencia, la reconstrucción y la prevención”. En este sentido, ha recordado las ayudas integradas en el plan Renhace y las actuaciones del Gobierno, “un escudo contra inundaciones, que dota de más y mejores infraestructuras este territorio y supone, además, un impulso económico para la comarca”. 

CatalàEspañol