Mujeres de la Iglesia valenciana piden voz y voto

La coordinadora de creyentes y feministas valencianas Alcem la veu, convoca una concentración el domingo 6 de marzo a las 12 h en la plaça de la Mare de Déu de València bajo el lema: 'En la iglesia con voz y voto, por la igualdad y la dignidad de las mujeres'

Ser creyente y feminista no solo es viable sino que puede suponer un reto o compromiso adicional que en Valencia se visibilizará aún más con la convocatoria lanzada por la coordinadora de creyentes y feministas valencianas Alcem la veu.

Se trata de una agrupación que bajo el lema ‘En la Iglesia con voz y voto, por la igualdad y la dignidad de las mujeres”, ha convocado una concentración el próximo domingo 6 de marzo a las 12 h en la plaça de la Mare de Déu de València.

Su objetivo: replantear y cuestionar el papel asignado desde una institución dirigida por varones y promover la ‘revolución’ que ya abanderan otros movimientos similares, con los que están coordinadas, para transformar desde dentro.

En un escrito donde detallan la situación actual de la mujer en el seno de la iglesia exponen su reivindicación de tener un papel más activo en las decisiones, además de abordar otros puntos aún pendientes en un debate clásico, aunque muchas veces silenciado que parece reabrirse.

“Las mujeres estamos capacitadas y llamadas a participar en todos los espacios de decisión y también algunas nos sentimos llamadas a practicar los ministerios”. Aseguran que “hay una nueva conciencia sobre la igualdad de la mujer en la Iglesia que empuja hacia un nuevo modelo de participación y de gobierno eclesial”. En este sentido preparan el Sínodo de mujeres 2022, que se celebrará la primera quincena de octubre de 2022.

“Se trata de un proceso que ya han iniciado y en el que están abordando la situación de las mujeres en la Iglesia. A partir de ahí, establecerán propuestas sobre cuál ha de ser la representación de las personas creyentes o la estructura de la Iglesia para ser más democrática y transparente”, apunta el escrito.

Hacia un nuevo modelo de gobierno en la Iglesia

Uno de los ámbitos en los que quiere incidir Alcem la Veu es el reconocimiento y la apertura de procesos judiciales y de reparación ante los abusos a niños y mujeres: “Estamos trabajando para que la Conferencia Episcopal Española dé el paso, reconozca los sufrimientos de todas las víctimas, haga justicia y repare el daño causado”. En la carta remitida piden la creación de una Comisión de la Verdad con carácter independiente, que acabe la ocultación de abusos y la apertura de espacios de escucha y acompañamiento.

Desde Alcem la Veu alertan de que “la Iglesia se está perdiendo un caudal de aportación de las mujeres”. Critican que además de excluir talento y experiencia, “no es de justicia reducirnos a ser únicamente receptoras de lo que han decidido los varones. Si Jesús no hizo distinciones, ¿por qué las han impuesto ellos?”, se preguntan.

A pesar de la dificultad de promover cambios en una institución milenaria, la coordinadora valenciana ha trazado complicidades con redes estatales, a través de la Revuelta de Mujeres en la Iglesia, e internacionales, con Voices of fait y Catohlic Women Council. Este movimiento que se está extendiendo defiende “que no se nos excluya por razones de sexo”.

Cambios pequeños e insuficientes

Desde las últimas movilizaciones, se han constado pequeños cambios en la Iglesia, pero “pequeños e insuficientes”. El propio papa Francisco ha nombrado recientemente a varias mujeres en funciones de responsabilidad en el Vaticano y ha instituido el ministerio laical del lectorado, la acolidad y de los catequistas. Las feministas de la Iglesia lo valoran como una forma de formalizar una realidad que ya se da en las parroquias desde hace mucho tiempo, como también que se haya creado otra comisión por el estudio sobre el acceso de las mujeres al diaconado permanente. Pero no leen “ninguna intención de propiciar el acceso a la ordenación que podría culminar en el sacerdocio femenino”.

Convocatorias en todo el Estado

Este 6 de marzo la movilización se desarrollará de forma coordinada en otras 18 ciudades: Almería, Asturias, Badajoz, Barcelona, Bilbao, Ciudad Real, Córdoba, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Logroño, Madrid, Pontevedra, Santander, Santiago de Compostela, Sevilla, Vigo, Vitoria y Zaragoza.

Cartel de la convocatoria a nivel nacional

Grupos de mujeres de parroquias, movimientos y comunidades que se unen para “denunciar la discriminación y la vulneración de los derechos las mujeres dentro de la Iglesia católica, y reivindicar el trabajo de las que desde hace años luchan desde dentro por cambiar la institución”.

ValenciàEspañol