El mundo del toro en jaque por la crisis del coronavirus

Cano: “el problema será que no haya animales para poder llevar a cabo los festejos, porque hayan tenido que cerrar muchas ganaderías”.

El coronavirus ha puesto en jaque y en peligro, no solo a muchas vidas, que es lo más importante, sino también a muchos sectores, y el mundo del toro es uno de ellos, ya que está gravemente herido después de la estocada que ha recibido, esperemos que se recupere y que no tengamos que anunciar su muerte.

Muchas familias han tenido que cerrar sus negocios, a pesar de las ayudas que se han aprobado para diferentes actividades comerciales y sectores, pero imaginaros si no recibieran ningún tipo de subvención, ¿Cómo podrían sobrevivir?

Todo lo que rodea al festejo popular, como son los bous al carrer lo están pasando francamente mal, además de sentirse desamparados por todas las instituciones públicas, sobre todo de la Comunitat Valenciana.

Alejandro Cano Martínez, presidente de la Asociación en Defensa de las Tradiciones de Bous al Carrer de la Comunitat Valenciana ha querido contar la situación “tan dramática” que está viviendo el sector y cuál es la solución.

Para Alejandro uno de los grandes problemas es que “no se ve nada en el horizonte cercano de que esto se vaya a solucionar, ni en las plazas ni en las calles, lo que venimos reclamando desde el año pasado es que los gobernantes y la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, nos den alguna solución, que planteen alguna propuesta o que por lo menos escuchen nuestras propuestas, sobre todo para que los ganaderos puedan tener algún tipo de ingreso”.

Además, desde la Asociación, lo que tenemos claro es que “cuando acabe todo esto, no volvamos la cabeza y veamos que no tenemos nada claro porque aquí el protagonista del bou al carrer es el toro, el animal bravo y por desgracia el problema no será que no nos dejen realizar festejos, sino que no haya animales para poder llevarlos a cabo, porque hayan tenido que cerrar muchas ganaderías”.

Los aficionados no entienden que la Conselleria de Sanitat haya anunciado hace unos días que era viable realizar Fallas e incluso Magdalena en los meses de septiembre u octubre, “si esto es así, ¿porque no se plantean realizar actos taurinos?”.

Protocolo

Alejandro explica que “nosotros el año pasado desde nuestra Asociación ya remitimos un protocolo con medidas para que pudieran volver los festejos taurinos a las calles, para ello nos reunimos con todo tipo de expertos.  El documento lo enviamos a las Generalitat Valenciana y aún estamos esperando una respuesta”.

El protocolo se ha actualizo después de mantener más reuniones y más horas de trabajo, “lo volveremos a enviar, a ver si por fin nos tienen en cuenta”.  Para el Presidente, “lo positivo de todo esto es que ahora por ejemplo, en Almassora se está planeando realizar un protocolo coordinado con aficionados y los profesionales para dar visibilidad al bou al carrer”.

Los aficionados “tenemos muy claro que es complicado hacer toros en las calles con la situación actual y que lo más importante son las personas y la salud”.

Desde la Asociación son contundentes, “el color político influye en que se avance o no, porque esto es una decisión política, ya que estamos viendo que en toda España se está empezando a funcionar poco a poco, con algunas corridas, concurso de recortes o festejo popular menor, pero en nuestra tierra nada, porque no hay ninguna voluntad política de arreglar esto”.

“Estamos muy indignados porque ni nos escuchan ni nos dan soluciones, para nosotros al final es un hobby, pero deben pensar en las más de 300 familias y más de 1.000 personas que viven del mundo del toro y que están viviendo un drama”, asegura Cano.

El sector taurino mueve más de 300 millones de euros al año, ya que no se trata solo de las ganaderías, sino también de profesionales de diferentes sectores, como la hostelería, que cuando hay festejos multiplica por mil sus ingresos.

Hay un hecho en el que todo el mundo coincide y es que, si se los actos o festejos taurinos dejaran de existir, el toro bravo y las vacas bravas desaparecían.

Para Alejandro, “acabar con las fiestas, sería hacerlo también con muchos pueblos y despoblar aún más el interior de la Comunidad Valenciana en general, es decir sumar otro drama a todo lo que estamos viviendo”.

Hay ganaderos que se están planteando cesar su actividad y cerrarlo todo, ya que hace más de un año que no tienen ingresos, pero todos los meses continúan pagando la cuota de autónomos, la seguridad social de los trabajadores, manteniendo a los animales y todos los gastos, sin recibir ningún tipo de ayuda.

Desde la Asociación explican que “en todas las ayudas que se han aprobado desde la Generalitat siempre se ha desplazado a la ganadería de reses bravas, no lo entendemos”.

Querella

Cabe destacar que la Unión de Ganaderos del Levante ha presentado una querella criminal contra la consellera Mireia Mollá Herrera por un supuesto delito de prevaricación y por supuesta desviación de poder a la hora de conceder ayudas Covid a las explotaciones ganaderas durante el año anterior.

El motivo de la querella a la Conselleria de Agricultura que preside Mireia Mollá se debe a que la misma habría excluido “de modo deliberado” a este colectivo de ganaderos de reses bravas del acceso de ayudas a explotaciones ganaderas afectadas por el COVID de la Generalitat Valenciana aprobado mediante DECRETO 59/2020 de 8 de mayo, del Consell.

Desde la Asociación “no estamos hablando de hacer festejos mañana en las calles y sin ningún tipo de control, sino que entendemos que lo más fácil sería empezar con las plazas, con recintos cerrados, donde se puede controlar el aforo y hay menos movimiento de participantes y espectadores”. 

Además, añaden que a partir de ahí “poco a poco avanzar hasta que cuando llegue el momento, sea cuando sea, se pueda volver a las calles con las medidas que sean necesarias”.

Reuniones necesarias

Así mismo, también se quejan de que la Comisión Consultiva de Festejos Taurinos Tradicionales (Bous al Carrer) de la Comunitat Valenciana, que es el máximo órgano consultivo de la Generalitat, lleve más de un año sin reunirse, cosa que “nos parece un poco sorprendente, ya que ahí están representados ganaderos, aficionados, médicos, veterinarios, porque al final quién mejor que nosotros para buscar una solución para nuestros festejos tradicionales”.

El siguiente paso que van a hacer es enviar un nuevo protocolo a la Generalitat para intentar buscar soluciones.

Tres de las medidas anti Covid-19, que hay en dicho documento son:

Centralización de accesos, con toma de temperatura y desinfección de manos y pies.

Desinfección de los elementos de delimitación (barreras, cadafales…).

Adquirir las reses en ganaderías o cebaderos autóctonos, evitando traslados a otras zonas que pudieran estar en diferente situación sanitaria.

Para finalizar, Alejandro Cano Martínez, presidente de la Asociación en Defensa de las Tradiciones de Bous al Carrer de la Comunitat Valenciana lo tiene muy claro, “vamos a seguir trabajando para conseguir volver a las calles y no nos vamos a rendir”. 

La foto de las dos reses de la portada es de Alejandro Cano.

CatalanSpanish