La nueva plaza Mayor de Almassora, referente valenciano de patrimonio y movilidad

La alcaldesa del municipio, Merche Galí, recibe el premio de la Semana Europea de la Movilidad por la reforma

La alcaldesa de Almassora, Merche Galí, acompañada por la concejala de Urbanismo, Carmina Martinavarro, y los técnicos del área, ha recibido esta mañana el segundo galardón en la VII Edición de los premios de la Semana Europea de la Movilidad celebrados en el Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia con motivo de la reforma de la plaza Mayor de la Vila y adyacentes. La Conselleria de Obras Públicas y Movilidad ha destacado la remodelación en el enclave histórico del municipio como un referente de patrimonio y accesibilidad.

Almassora es el único municipio de su tamaño galardonado en la provincia de Castellón, su candidatura se recogía junto a la de otros 18 ayuntamientos de entre 20.000 y 50.000 habitantes de la Comunitat Valenciana. El jurado ha valorado la peatonalización del casco histórico y la puesta en valor de los arcos de la plaza Mayor, así como la mejora de la accesibilidad gracias a la eliminación de los bordillos, el cese de los ruidos procedentes del tráfico para facilitar el descanso y la cesión de espacios públicos al disfrute del vecindario.

La consellera de Movilidad, Rebeca Torró, ha destacado que “este año ha sido la edición con más candidaturas registradas con un total de 44 proyectos, Castellón, pese a ser la provincia con menos habitantes, ha presentado 11 acciones municipales”. “La mitad de todas las candidaturas están enfocadas a la recuperación de espacios para el peatón, como es el caso de Almassora”, ha afirmado Torró.

La Vila, catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC), es el primer barrio de Almassora que se somete a una peatonalización integral, una iniciativa surgida del Plan de Movilidad Urbana Sostenible tras un largo proceso de participación ciudadana. La fase que corresponde a la remodelación de la plaza Mayor y su entorno, ejecutada por la firma castellonense Grupo Ravi, ha afectado a 2.187 metros cuadrados con un presupuesto de 430.559,04 euros.

Su cierre al tráfico es una reivindicación histórica de las personas residentes que comenzó a materializarse a raíz de la consecución de fondos FEDER de la Unión Europea por parte del Ayuntamiento de Almassora.

La transformación ha incluido: pavimento de piedra a un único nivel para eliminar bordillos y generar amplitud, rotulación sobre el pavimento para informar de edificios catalogados e interés arqueológico, nueva red de drenaje de aguas pluviales y de suministro de agua potable, canalización de red eléctrica y nueva señalización viaria, entre otros.

Por último, Galí y Martinavarro han recogido el premio junto a los técnicos municipales encargados del proyecto, Amadeo Montesinos y Ángel Motos. La remodelación cede el protagonismo a los pórticos, únicos en la población, frente a la pantalla visual que creaban hasta la fecha los vehículos aparcados y que apuesta también por la reducción del consumo energético. No en vano, Almassora eligió la Vila como el primer barrio en el que instalar leds, que hoy ya funcionan con normalidad en el resto de los distritos.

ValenciàEspañol