PP, Cs y Vox vuelven acusar al gobierno municipal del aumento de la inseguridad en València

El gobierno municipal ha defendido que València es 'segura' y que la oposición intenta politizar la inseguridad que 'perjudica la imagen de la ciudad'

La inseguridad se ha vuelto a colar en el pleno municipal del Ayuntamiento de València. Los tres partidos de la oposición, PP, Cs y Vox, han presentado tres mociones individuales para denunciar el aumento de la inseguridad en la capital del Turia apoyándose en los datos del Ministerio de Interior, y que según la portavoz del PP, Maria José Catalá, muestran que en València “han crecido los delitos un 46,2%, más del doble que en el resto de España“, pasando de 10.449 delitos cometidos en el mismo periodo de 2021 a los 15.280 delitos de este periodo en 2022.

“Estamos a la cabeza de las grandes ciudades de España en aumento de la delincuencia. No hemos dejado de presentar mociones e iniciativas, pero no escuchan a los vecinos que sufren una situación de inseguridad en sus barrios” ha señalado Catalá, que también ha criticado la “falta de efectivos de Policía Local”, ya que asegura que el PP dejó una plantilla de 225 agentes y ahora solo quedan 105, un 68% menos.

Catalá ha criticado que al gobierno municipal “se les ha ido de las manos” el botellón, la inseguridad ciudadana y la falta de orden público en las calles, y por ello pedían a la Policía Local de València un plan de acción de choque para “erradicar la delincuencia sistematizada en todos los barrios afectados; y a la Delegación de Gobierno en la Comunitat la creación de manera “inmediata” de una mesa de convivencia “exclusivamente para abordar los retos del barrio con representación municipal, cuerpos de seguridad, entidades y movimientos sociales.

Además, que el Ayuntamiento, exactamente la Delegación de Protección Ciudadana apruebe de forma “urgente” la ordenanza de civismo en el espacio público, que lleva más de siete años de espera; un plan de acción de asistencia a personas en riesgo de pobreza y exclusión en los barrios como Orriols, Marxalenes o el Cabanyal, zonas con mayor degradación; y que se aprueban las bases de las OPE 2020 y 2021 para cubrir la carencia de efectivos. También una comisión formada por todos los grupos municipales para hacer seguimiento a las propuestas.

Por otra parte, el concejal de Cs, Narciso Estellés, ha presentado una moción para eixigr actuaciones “urgentes” en seguridad para el área metropolitana de València como la creación de un mapa de seguridad para hacer un “diagnostico” de la problemática. Además de un incremento de la policía de barrio y más colaboración entre agentes de Policía Local y Policía Nacional para acabar con la inseguridad.

Del mismo modo, el portavoz de Vox, Jose Gonsalbez, ha criticado el “grave problema” que vive València en materia de seguridad que asegura que el gobierno municipal “no quiere o no sabe afrontar” y que es debido a su “nefasta y pésima gestión”. Para ello pide mayor presencia policial en los barrios, más agentes y mayor coordinación entre ellos, así como la instalación de videocámaras en el barrio de Orriols.

“Valencia es segura”

En su replica, el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, ha defendido que València es una ciudad “segura” y que lo seguirá siendo. Asimismo, ha acusado a los partidos de la oposición de politizar la seguridad de la capital del Turia porque lo que les importa es “el acceso al poder y no el nombre de València”.

En este sentido, ha puesto de relieve que la ciudad sea Capital Mundial del Diseño, capital europea del turismo inteligente o futura sede de los Gay Games o el Campeonato Mundial de Gimnasia Rítmica y que no lo sería si fuera una realidad la inseguridad. “Si pintaran una realidad como la pintáis vosotros no vendría ni el tato, nadie” ha señalado Cano, que también ha puesto en valor que las organizaciones de los eventos estudian dónde ubican la sedes.

Orriols vuelve a salir a la calle

Estas mociones del pleno municipal han coincido con la manifestación que ha organizado el colectivo vecinal Orriols en Lucha. La entidad vecinal ha vuelto a salir a la calle para seguir exigiendo a los bancos que acaben con los pisos ocupados, que muchos se utilizan como ‘narcopisos’, y aseguran son el origen y el foco de la delincuencia que desde hace meses sufre el barrio.

Asimismo, este jueves los vecinas y vecinas han recorrido las principales calles del centro de la ciudad para volver a reclamar acciones en materia de seguridad como una comisaría de barrio, la instalación de cámaras o más presencial policial porque quieren un Orriols “digno y con futuro” y “sin delincuencia, sin droga y sin narcopisos”.

ValenciàEspañol