‘Overbooking’ en los autobuses entre Rafelbunyol y Alboraya por las obras y el corte de líneas de Metrovalencia

Varias personas no han podido coger el autobús de sustitución o han tenido que hacer colas kilométricas para subir ya que solo pasa cada 20 minutos y tiene 50 plazas

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha iniciado este lunes las obras de mantenimiento y mejora de vía de varias líneas de Metrovalencia, entre ellas en la línea 3 que va desde Rafelbunyol a Aeroport. Es por ello que el tramo entre las paradas de Rafelbunyol y Alboraya, las que afectan a la zona de l’Horta Nord y que sufre cortes de circulación, se está sustituyendo con un autobús que enlaza con las diferentes paradas y las estaciones en la que circulan los trenes.

Sin embargo, este autobús tan solo pasa cada 20 minutos y tiene una capacidad de 50 plazas, lo que ha provocado que a primera hora de la mañana hubiesen colas kilométricas y muchos usuarios esperando para poder coger el transporte que le llevase al trabajo, a clase o al médico.

A través de Twitter varias personas han interpelado directamente al servicio de Metrovalencia mostrando su malestar por la poca frecuencia de autobuses o por la falta de espacio que ha provocado incluso que algunos usuarios se enfrentasen para ver quién o quién no subía al mismo.

Y es que los trenes de Metrovalencia tienen normalmente una capacidad de entre 588 y 750 pasajeros, dependiendo si el convoy tiene 4 o 5 vagones, según la página de FGV. Además, la frecuencia de paso en la línea 3 de metro es de 12 o 15 minutos en los días laborables y de 20 minutos en los fines de semana y festivos, así como en el horario de verano que también empieza hoy.

En este sentido, esta línea de metro que conecta l’Horta Nord con la ciudad de València es la más utilizada según los datos de Metrovalencia. Solo en 2021 fue usada por más de 8 millones de viajeros y viajeras.

Según relatan algunos usuarios el autobús a su llegada a la tercera parada en estaciones como Massamagrell o Museros, ya no tiene capacidad para más viajeros por lo que tienen que esperar otros 20 minutos o 40 para poder subir a dicho transporte. Además, según otros usuarios algunas personas con movilidad reducida o con necesidad de viajar con aparatos de movilidad, no han podido subir al transporte por la falta de espacio, y por si no fuera poco, alguno de los autobuses ha tenido algún percance y se ha averiado.

Del mismo modo, otros usuarios habituales de metro que han optado por desplazarse con su vehículo privado hasta la estación de Alboraya o hasta València lo que también ha provocado varios kilómetros de cola a la entrada de la capital del Turia.

Fuentes de la Conselleria de Movilidad han explicado que tras el ‘colapso’ de primera hora de la mañana, “ya se han incorporado más buses”. En este sentido señalan que al ser el primer día se han ido ajustando el número de autobuses en función de la demanda y que “se seguirá haciendo si es necesario para dar repuesta a la demanda”.

Se ha pasado de tres buses circulando en el tramo Rafelbunyol – Alboraya a seis buses, lo que aseguran “permite dar una frecuencia de 10 minutos en lugar de los 20 iniciales“.

¿Cuándo terminarán los cortes?

Estas obras consistirán en intervenciones sobre aparatos de vía y pasos a nivel, con tráfico de vehículos, aunque también peatonales y entre andenes hasta el 31 de agosto. Concretamente en Línea 3 (Rafelbunyol-Aeroport) los cortes del servicio comienzan este 25 de julio y se prolongarán hasta el 31 de agosto entre las estaciones de Rafelbunyol y Alboraia Peris Aragó.

Además, también se harán intervenciones en la Línea 1 (Castelló-Bétera), del 25 de julio al 31 de agosto, entre el tramo Alginet-Castelló y del 8 de agosto al 31 de agosto a la conexión entre Empalme y Bétera; y en la Línea 2 (Llíria-Torrent Avinguda) también del 25 de julio hasta el 3 de agosto, en el tramo L’Eliana-Llíria, y del 4 de agosto al 21 de agosto, entre Les Carolines y Fuente del Jarro.

Por otro lado, en cada estación de metro FGV se ha previsto a disposición de las personas usuarias informadores para facilitar el acceso a las paradas de autobús y realizar trasbordo, dado que algunas de estas paradas, por imposibilidad física de acceso de los vehículos, no se encuentran en la propia estación del tren.

CatalàEspañol