La patronal valenciana del comercio rechaza el tope de precios ante un posible ‘efecto llamada’ a las grandes cadenas

Confecomerç considera que esta propuesta ‘repercutirá negativamente’ y será ‘un agravio’ para el pequeño comercio y los mercados municipales

La Confederació de Empresaris del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana, CONFECOMERÇ ha mostrado su rechazo a la propuesta de la Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, de pactar con los grandes grupos de distribución un tope de precios de una cesta de la compra básica de alimentos. 

“Desde Confecomerç somos conscientes del momento tan complicado que vivimos las familias y en virtud de esta circunstancia los comerciantes estamos del lado del cliente, conteniendo precios y reduciendo márgenes, si bien la solución para ayudar a los hogares no pasa por una medida que perjudique a un sector como el pequeño comercio y mercados municipales” explican. 

El presidente de Confecomerç, Rafael Torres ha señalado que “estamos en un momento en que cualquier decisión que se adopte exige del consenso por parte de todos los sectores afectados. Es necesario trabajar conjuntamente en propuestas para buscar la mejor solución posible, antes que lanzar una medida que vaya en perjuicio de un formato esencial como es el comercio de proximidad”.

En este sentido, ha explicado que “creemos que el pacto del Gobierno con grandes distribuidoras para fijar unos precios de una cesta de la compra básica repercutirá negativamente en miles de pymes, micropymes y autonómos del comercio, dado que se generará un efecto llamada a las grandes cadenas, en detrimento del pequeño comercio, que está realizando un gran esfuerzo, como lo hizo en pandemia, ayudando al cliente en esta etapa de dificultad a través de la contención de sus precios”.

Repercutirá en los mercados

Otro de los formatos al que le afectaría directamente esta medida son los mercados municipales. La presidenta de Confemercats, Merche Gayet ha apuntado que “la Confederación de Mercados Tradicionales de España tampoco fue convocada a la reunión con la ministra para abordar este tema, siendo necesario contar con todos lo sectores para poder analizar cuáles son las fórmulas más eficaces y poder ayudar a las familias a abaratar la cesta de la compra, sin que ello pueda representar un desequilibrio y un agravio para un formato comercial, que es el principal generador de puestos de trabajo y que cuenta con proveedores cercanos que fomentan la continuidad del suministro, evitando costes extras al consumidor de transporte y almacenamiento”.   

Es por ello que la Confederación señala “la necesidad de que impere el consenso” y se escuche a la Confederación Española de Comercio, que suma a más de 400.000 comerciantes a nivel nacional, y a la Confederación de Mercados Tradicionales y Plazas de Abastos de España.

ValenciàEspañol