La accesibilidad a la Consolación, el nuevo argumento de PP contra contra la peatonalización de la avenida Lledó

Los populares advierten que la eliminación del carril de acceso desde la rotonda de Tombatossals hasta María Agustina va a suponer un caos

La falta de plazas de estacionamiento, la negativa de los vecinos, los costes innecesarios, las promesas incumplidas y ahora la falta de accesibilidad a la comunidad educativa del colegio La Consolación. Este es el nuevo argumento que desde el Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón se esgrime ahora contra el proyecto de peatonalización de la avenida LLedó de Castelló.

Por esto, la portavoz del PP, Begoña Carrasco, alude al “problema de accesibilidad que va a generar a las cerca de 1.200 familias que llevan a sus hijos al colegio Consolación, especialmente a los que tengan hijos en Infantil y en los primeros cursos de Primaria, que no pueden dejar a sus hijos solos para que accedan por su cuenta al colegio, además de afectar directamente al centenar de trabajadores del propio centro educativo. Los propios informes municipales de la reforma de la Avenida de Lidón reconocen que no se tiene una solución para el problema de accesibilidad que va a generar a la comunidad educativa del colegio Consolación”, explica.

La portavoz de los Populares y los concejales del Partido Popular María España y Juan Carlos Redondo se ha reunido con el equipo directivo del colegio Consolación, estando allí han comprobado la afluencia constante de personas y de vehículos que llegan para traer o recoger a sus hijos. “La eliminación del carril de acceso que va desde la rotonda de Tombatossals hasta María Agustina y la eliminación de una gran cantidad de plazas de aparcamiento va a suponer un auténtico caos para la circulación en las inmediaciones del colegio”, advierte Carrasco.

Ruidos de obras y ventanas abiertas

Por otro lado, la arhumentación del PP también ha versado esta vez sobre las moléstias acústicas que pueden suponer las obras para el centro educativo que ha de tener las ventanas abiertas por cuestiones de ventilación.

“Además de no poner facilidades, sino más bien obstáculos, la Avenida de Lidón levantada por las obras durante 14 meses, como mínimo, según se ha previsto que duren los trabajos, va a generar molestias por el ruido en unas aulas en la que, por protocolo anti Covid, la dirección del centro educativo está obligado a mantener las ventanas abiertas para garantizar la correcta ventilación a fin de evitar contagios por coronavirus”, añade la portavoz del PP, Begoña Carrasco.

 

CatalanSpanish