El PEC, el plan urbanístico que el Cabanyal necesita pero que tarda en llegar

“El barrio del Cabanyal Canyamelar necesitaba un plan con urgencia. Está claro que el plan no puede gustar a todo el mundo pero nosotros estamos contentos al menos en el 80% del total”, AVCC

El barrio del Cabanyal es un barrio muy especial de València. Puede que el hecho de que se considerase un municipio independiente de la ciudad del Túria hasta el 1897 le dotara de unas condiciones diferentes para que en él se desarrollara unas relaciones entre sus vecinos muy diferentes a las de cualquier otro lugar de València. Su conjunto histórico también es muy especial, declarado Bien de Interés Cultural en el 93. Estas dos virtudes se han visto amenazadas durante los últimos 24 años en muchísimas ocasiones, pero hoy por hoy, con la llegada del Plan Especial Cabanyal Canyamelar, (PECC) parece que por fin los vecinos podrán descansar. 

Son muchos los golpes que han sufrido los vecinos de la barriada. Por un lado, la avenida de Blasco Ibáñez casi se “lleva por delante” medio barrio. Por otro, los alquileres turísticos inundaban el barrio convirtiéndolo en una burbuja especulativa. Además de que los alquileres no han parado de subir y el turismo ha provocado un encarecimiento de los locales y de las consumiciones. 

Aun así, durante estos 24 años ha permanecido una comunidad unida, muchos de las cuales estaba configurado por un sector de la población de edad avanzada -que no tienen representación en redes sociales- cuyos lazos les instaron a resistir. Muchas veces pidieron ayuda al gobierno valenciano y por fin, tras muchos años de lucha de las asociaciones como Salvem el Cabanyal o la Asociación de Vecinos del Cabanyal-Canyamelar (AVCC), les escucharon.

pec cabanyal

Hace 7 años que se comenzó a trabajar en un plan que reformase el barrio del Cabanyal con la intención de que todos los componentes, vecinos y sectores económicos, pudieran convivir. “El barrio del Cabanyal Canyamelar necesitaba un plan con urgencia porque si no, estaba destinado a desaparecer. Está claro que el plan no puede gustar a todo el mundo pero nosotros estamos contentos al menos en el 80% del total”, explican desde la AVCC.

En qué consiste el PEC

El PEC es una iniciativa que busca el compromiso del ciudadano a la hora de  definir el nuevo modelo de barrio. Por el momento, el PEC regulará la situación de los apartamentos turísticos a un 10%, que tanto preocupa al vecindario, y apostará por una nueva Vía Verde que renaturalizará el espacio en busca de esa pacificación de la que ahora la ciudad de València es tan defensora. 

Desde que entrase el nuevo gobierno en 2015, todas las acciones urbanísticas han ido destinadas hacia la peatonalización y la recuperación de los espacios naturales. Esto es algo que queda plasmado en este PEC, aunque no sea al 100% perfecto: “este plan incluye la construcción de un nuevo hotel que dificultará en gran parte las vistas del mar a una parte del barrio. Sin embargo, del proyecto inicial de 25 plantas ha pasado a 15, que es el mínimo que se podía conseguir. Por eso, aun así, estamos satisfechos de este plan y lo necesitamos con urgencia”, explican desde la asociación.

Respecto a este tema, la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, ha resaltado que las modificaciones introducidas en el PEC amplían la protección de 1200 edificios, lo que permitirá “reforzar la protección de la identidad del barrio”. “Aumentamos la protección del barrio y los edificios y rehabilitaremos aquellas zonas o solares abandonados o degradados” que “garantizan la identidad única de nuestro barrio marinero”. 

No obstante, hay otras plataformas que critican el plan, pero no suponen un peso mayoritario dentro de la población del Cabanyal como sí lo han sido las plataformas de Salvem el Cabanyal o la AVCC. “Somos un barrio compuesto por gente de todo tipo y estamos abiertos a todo el mundo que quiera venir, no compuesto por guetos como alguna vez se ha hecho por hacer creer”, dicen desde la AVCC.

Un PEC que tarda en llegar

“El PEC es de los pocos proyectos en los que los vecinos hemos estado trabajando desde el día 1 con la administración, desde los tiempos del concejal de urbanismo Vicent Manuel Sarrià, hasta Sandra Gómez para luchar por la supervivencia del barrio”, pero estos resultados están tardando mucho en llegar. 

Hasta que el plan no esté aprobado y adjudicado, que lleva cuatro años “dando vueltas”, los vecinos no podrán, por fin, “descansar”.



CatalanSpanish