jueves, 18 julio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

El pedrisco deja 40 millones de pérdidas en más de 15.000 hectáreas del campo valenciano

El sector pide medidas fiscales para aliviar las pérdidas económicas y una reunión con el conseller de Agricultura para evaluar los daños y desplegar medidas

La tormenta de pedrisco que ayer descargó en varias comarcas de València y Castellón causó devastadores destrozos en los cultivos, algunos de los cuales estaban a las puertas de su recolección. Las primeras estimaciones de “urgencia” evidencian cerca de 40 millones de pérdidas en más de 15.000 hectáreas de viñas, cítricos, caquis, aguacates, almendros, olivar, arroz y hortalizas como alcachofas.

Así lo ha dado a conocer la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) tras evaluar los daños del temporal que ha afectado hasta el 100% de la cosecha tras registrarse en algunos puntos como en la comarca de Utiel-Requena una alfombra de piedras de unos cuatro centímetros de grosor. 

Concretamente entre la pedanía de Requena, El Rebollar, y Villatoya (en la frontera con Castilla-La Mancha), cientos de viticultores perdieron hasta la totalidad de su producción de uva en plena época de vendimia, lo que ha ocasionado unas pérdidas superiores a los 12 millones de euros. En este sentido, AVA-ASAJA prevé que la cosecha en esta comarca –la principal zona productora de uva en la Comunitat Valenciana– sufrirá una merma superior al 60% respecto a la media de los últimos años debido a, entre otras adversidades climáticas, las sucesivas tormentas de pedrisco.

Además, desde la asociación señalan que la piedra ha llegado a causar daños severos en las cepas que podría dificultar la poda y perjudicar la producción de la siguiente temporada.

Otra de las zonas donde el granizó y el temporal golpeó con fuerza fue en la comarca del Camp de Túria, sobre todo en el término de Benaguasil y la Pobla de Vallbona, con más de  6.000 hectáreas de cítricos, caquis y hortalizas dañadas como la alcachofa, que se encontraban en periodo de brotación y solo ha quedado la estaca. 

Así pues, las pérdidas estimadas superan los 25 millones, tanto por las pérdidas directas de cosechas ante el inicio de la recolección de cítricos y caquis, como por la defoliación y los daños en madera que supondrán mermas en la próxima campaña. A ello se suma otras zonas como Camp de Morvedre, la Ribera o la Plana Baixa, que la semana pasada ya sufrió una DANA con consecuencias negativas, con una superficie de un millar de hectáreas afectadas, especialmente de cítricos, caquis y aguacates. 

La variedad ‘bobal’, la más afectada

Por otro lado, el conseller de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Luis Aguirre, ha visitado esta mañana los viñedos afectados en la comarca de Utiel-Requena para conocer de primera mano los desperfectos y ha señalado que “los daños han sido muy importantes pero también están localizados en zonas muy concretas, por lo que no hay que lamentar la pérdida total de la vendimia”.

Según las primeras valoraciones de la Conselleria, el mayor daño por granizo y viento se ha producido en las pedanías de Los Duques, Campo Arcís y La Portera, en el entorno de Requena, afectando al fruto, además de daños en ramas y hojas, lo que podría comprometer la próxima cosecha.

En cuanto a variedades, ya se habían recogido, prácticamente en su totalidad, las destinadas a cava, pero otras como la bobal estaban pendientes de vendimiar. A este respecto, el conseller ha destacado que los daños producidos por esta tormenta son fundamentalmente de la variedad bobal, que estaba aún sin vendimiar, y ha ofrecido “facilidades a los agricultores en la adquisición de productos fungicidas para tratar las viñas”. 

Por otro lado, en las poblaciones de Llíria, Benaguasil, La Pobla de Vallbona y Bétera hubo también precipitaciones acompañadas de viento y pedrisco, cuya afectación sobre los cultivos está evaluando aún la Conselleria.

Ayudas para los daños

Del mismo modo, AVA-ASAJA solicita a las distintas administraciones la puesta en marcha de medidas fiscales dirigidas a aliviar las graves pérdidas económicas de los agricultores que han sufrido siniestros en sus explotaciones a causa de este nuevo temporal. También recuerda que el riesgo de pedrisco está cubierto por el seguro agrario y destaca la importancia de tener aseguradas las cosechas.

Por su parte, el secretario general de UPA Comunitat Valenciana, Ricardo Bayo, ha explicado que “estamos ante un año inusual en lo que se refiere a daños como consecuencia del clima, pasando por graves sequías, olas de calor y ahora lluvias torrenciales y granizadas. Y todavía está por llegar el próximo invierno”.

Ante esta “situación extrema” con agricultores que lo han perdido todo, ha señalado que “es necesario que la administración, tanto la autonómica como nacional, tome cartas en el asunto y despliegue una batería de ayudas con la finalidad de paliar los daños causados”; y ha pedido al Conseller de agricultura, José Luis Aguirre, que convoque una reunión con las organizaciones agrarias para evaluar los daños y tomar las medidas oportunas

“Consideramos que son necesarias la concesión de ayudas directas a aquellos más afectados por los daños, así como que se implemente la exención del pago de algunos impuestos como el pago del IBI, que se aplace o se elimine el pago de las cuotas de autónomos de los próximos 18 meses en función de los cultivos afectados, y se concedan préstamos de campaña bonificados para afrontar la próxima campaña y recuperar los cultivos”, ha señalado Bayo.

Además, asegura que “ante una situación en la que los eventos climáticos son cada vez más extremos entendemos que la primera línea de defensa del agricultor es el seguro agrario. Por lo que, desde la organización creemos que tanto la Consellería como el Ministerio deben redoblar el esfuerzo y aumentar las aportaciones económicas con la finalidad de que el seguro sea accesible para todos los agricultores y no un lujo”. 

Últimas noticias

Contenido relacionado