El Plan General de Castelló, aprobado y listo para la comisión territorial que iniciará la recta final

El informe ha sido aprobado con los votos a favor de los grupos de gobierno del Acord de Fadrell (PSPV-PSOE, Compromís y Podem-EU); y la abstención de la oposición (PP, Ciudadanos, Vox y de la concejala no adscrita).

Con un doble minuto de silencio, uno por las víctimas del COVID en Castelló y otro por las víctimas de la violencia machista ha empezado el pleno ordinario del ayuntamiento de la capital de la Plana en este 25N.

Una sesión previsible en cuanto a intervenciones referentes a los impuestos o al Plan General de la ciudad y que solo ha cobrado cierto dinamismo en el último apartado donde el despacho extraordianario planteaba el tema del callejero de la ciudad y retomaba a petición de VOX el tema de los libros de temática LGTBI distribuidos en los once centros de enseñanza secundaria.

Pese a este capítulo, el dinamismo, cabe decir, que aunque con cierto tono beligerante en algunas intervenciones no ha caído en el tono bronco y descortés de otras sesiones. Pese a ello, el murmullo de falta de silencio, en especial de Sergio Toledo, en la bancada popular, sí que han sido objeto de algún comentario por parte de la alcaldesa aludiendo a la falta de educación.

Con todo, el pleno ordinario de este mes de noviembre ha dado luz verde al documento definitivo del PGE de Castelló para que la Comisión Territorial lo apruebe.

Es decir, se ha aprobado por mayoría absoluta el documento de subsanación del Plan General Estructural (PGE), que se remitirá ahora a la Comisión Territorial de Urbanismo a efectos de la aprobación definitiva del Plan General Estructural el próximo 17 de diciembre.

El informe ha sido aprobado con los votos a favor de los grupos de gobierno del Acord de Fadrell (PSPV-PSOE, Compromís y Podem-EU); y la abstención de la oposición (PP, Ciudadanos, Vox y de la concejala no adscrita). Un hecho por el que la alcaldesa ha pedido un aplauso de agradecimiento, haciendo mención al esfuerzo de todas las personas implicadas. Aunque este gesto ha sido criticado por la oposición calificándolo de “muestra de autocomplacencia”.

Por su parte, el concejal de Urbanismo, José Luis López, ha destacado que el de Castelló será el primer Plan General de la Comunitat Valenciana que se aprobara con la ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje de la Comunitat Valenciana (Lotup) de 2014 y que este planeamiento cuya aprobación definitiva ya está en la recta final “va de futuro y progreso para la ciudad, de garantizar una seguridad jurídica, de hacer una ciudad más sostenible y verde, más igualitaria e inclusiva; una ciudad más amable y humana que mejore la calidad de vida de cuantos amamos, soñamos y nos sentimos parte de un proyecto común”.

El segundo teniente de alcaldía, Ignasi Garcia, ha celebrado seguir avanzando en el Plan General Estructural incorporando todas las cuestiones técnicas que necesita. “Castelló avanza firmemente hacia un nuevo modelo de ciudad urbanística más innovadora que tiene su hoja de ruta en la priorización de las personas y el bienestar ciudadano”, ha asegurado. Además, tal como ha destacado Garcia, “nos permite crear espacios más sostenibles y mayores zonas verdes, así como generar los puestos de trabajo e infraestructuras que necesita la ciudad”.

“Hoy entramos en la cuenta atrás para aprobar el nuevo Plan General Estructural y poner fin al Plan Especial de la Marjaleria, una iniciativa de 2006 que solo sirvió para generar falsas expectativas urbanísticas, que no permitió su ordenación y provocó la degradación paisajística de uno de los pulmones verdes de la ciudad”, ha afirmado el tercer teniente de alcaldía, Fernando Navarro. “Con el nuevo Plan General Estructural se recuperará la legalidad de la zona e iniciaremos una nueva gestión socioecológica de la Marjaleria”, ha indicado, destacando que “la ciudad encarará un nuevo planeamiento verde, sostenible y cuidador”.

El Plan de Ordenación Pormenorizada (POP), próxima fase

El informe que se ha aprobado hoy en sesión plenaria modifica, completa y corrige algunas de las determinaciones de la documentación del Plan General Estructural ya aprobada en junio, señaladas en informes sectoriales solicitados por el Servicio Territorial de Urbanismo y emitidos por diferentes administraciones y organismos.

Los cambios incorporados obedecen a la subsanación de errores u omisiones de escasa entidad, a la actualización de la normativa sectorial aplicable y a la aclaración de términos y conceptos que mejoran el documento, aunque sin alterar el contenido sustancial de la propuesta del Plan General aprobada provisionalmente el 28 de junio.

Con la aprobación definitiva del Plan General Estructural (PGE) por parte de la Comisión Territorial de Urbanismo prevista para el próximo mes de diciembre, se sigue trabajando en el ámbito municipal en el otro documento que forma parte del planeamiento urbanístico, el Plan de Ordenación Pormenorizada (POP), con el objetivo de que Castelló pueda tener el nuevo Plan General aprobado cuanto antes.

Los libros LGTBI, de nuevo sobre el atril

En el despacho extraordinario del Pleno de hoy, las mociones referentes al callejero y al catálogo de nombres que según Conselleria constan para ser retirados o lo libros LGTBI que se repartieron han protagonizado las intervenciones más duras. Entre ellas, quizás la del portavoz de VOX y en concreto algunos calificativos utilizados asegurando que Vox “no se deja sodomizar por los valores coloniales de la ideología de género y la agenda LGTBI”

Por su parte, el portavoz adjunto del PP, Vicent Sales, en su intervención sobre ese mismo tema le ha recordado a la concejala de feminismos que el debate se había desviado y que en ningún caso de se hablaba de los colectivos LGTBI sino del derecho a elegir las creencias de cada cual.

Así, ha sido la concejala de Feminismos, Verónica Ruiz una de las ediles que más intervenciones ha protagonizado, y aunque con el tono sereno pero contundente que la suele caracterizar, tanto en el tema de los supuestos nombres franquistas del callejero como en la polémica de los libros, ha rebatido críticas y golpes con especial énfasis a los posicionamientos más ultras de la derecha.

CatalanSpanish