El plan turismo religioso vuelve a Vila-real

El alcalde acompaña a un centenar de hospitalarios de toda España en una eucaristía y visita al templo del patrón

Vila-real ha retomado las actividades del Plan municipal de turismo religioso con la inauguración del 49º Congreso Nacional de Hospitalidades Españolas de Nuestra Señora de Lourdes, un acto que ha tenido lugar esta semana en la basílica de San Pascual, con la participación de cerca de un centenar de personas. El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha dado la bienvenida a los hospitalarios y ha asistido a la apertura del congreso, que se celebra estos días en Castellón, y que supone la reactivación, después de dos años de pandemia, del Plan de turismo religioso, que forma parte de la marca de Ciudad de Congresos. 

El 49º Congreso Nacional de Hospitalidades Españolas de Nuestra Señora de Lourdes se celebra en Castellón con el reto de abordar las peregrinaciones al santuario en esta nueva etapa marcada por la pandemia de covid-19. La organización ha escogido Vila-real, y más concretamente la basílica de San Pascual, para celebrar la eucaristía inaugural del congreso, una elección fruto de la apuesta que la apuesta que la ciudad ha hecho por el turismo religioso así como por poner en valor el templo del patrón como lugar de peregrinación. Además, hay que destacar que San Pascual está presente en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes, con un altar dedicado al patrón de Vila-real. El primer edil recibió y acompañó a la delegación, encabezada por el presidente de la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de Segorbe-Castellón, Pascual Aznar. Benlloch ha asegurado que “me siento orgulloso como alcalde de Vila- real de que la inauguración del 49º Congreso Nacional de Hospitalidades Españolas de Nuestra Señora de Lourdes se haya celebrado en nuestra ciudad y en nuestra querida basílica de San Pascual”. “Debemos ser agradecidos con las personas que tienen esa sensibilidad especial y acuden al santuario de Nuestra Señora de Lourdes en peregrinación a ayudar a los enfermos. Hospitalarios que trabajan por acompañar y ayudar a las personas enfermas”, ha subrayado el alcalde.

Además, ha remarcado que “en Vila-real, tenemos una sección de hospitalarios de la que nos sentimos muy orgullosos y con la que queremos ampliar nuestra colaboración desde el Ayuntamiento; además, también son muchas las congregaciones cristianas y vecinos y vecinas de nuestra ciudad que acuden cada año hasta el santuario”. 

“La basílica de San Pascual es uno de nuestros principales recursos turísticos y uno de los ejes centrales del Plan de turismo religioso en el que llevamos trabajando desde hace años y que queremos seguir impulsando por la potencia que tiene la figura de nuestro patrón dentro de la cristiandad y también por el gran valor del patrimonio religioso que tenemos la suerte de albergar en nuestro municipio”, explica el alcalde. “La pandemia nos ha obligado a frenar durante estos meses las acciones para atraer visitantes, pero no hemos dejado de trabajar en los diferentes proyectos”. En este sentido, ha recordado el “gran esfuerzo” que desde la Fundación Pro Monasterio y Basílica de San Pascual se viene realizando durante los últimos años, con la colaboración del Ayuntamiento, para mejorar la basílica y preparar el templo para recibir visitantes, interesados en la figura del patrón de Vila-real, y patrón de la Diócesis y de los Congresos Eucarísticos Internacionales. El alcalde ha citado como ejemplo la construcción del coro, la instalación de las nuevas puertas del acceso oeste a la basílica, o la renovación de los bancos gracias a la donación de Pascual Ibáñez y familia, así como de los trabajadores de la empresa Insca. También ha agradecido y reconocido la aportación de la Fundación José Gómez Mata para rehabilitar y poner a punto el carrillón y de la Fundación José Soriano Ramos para hacer posible las obras de mejora de la basílica, con la donación de material de la empresa Porcelanosa. Finalmente, ha avanzado que el centro de recepción de visitantes, habilitado gracias a la colaboración de la Diputación de Castellón, está preparado para retomar la actividad de visitas al templo.

Benlloch acompañó a los hospitalarios tanto en la eucaristía como en la visita guiada al Museo del Pouet del Sant y la Real Capilla y Sepulcro de San Pascual. Seguidamente, el organista Augusto Belau interpretó tres piezas en el carrillón de la basílica. Además, el alcalde obsequió a los asistentes con los tradicionales cordonets de San Pascual, dípticos de turismo sobre la ciudad, así como un ejemplar del libro San Pascual Baylón en Vila-real y en el mundo, del profesor y doctor en Historia del Arte Jacinto Heredia Robres. La velada finalizó con una cena en el restaurante El Raval. 

ValenciàEspañol