Castelló aprueba su Plan General Estructural de ordenación urbana

El siguiente paso será aprobar el Plan "pormenorizado" donde se estudiarán el resto de alegaciones ciudadanas aún pendientes de valorar

La aprobación del Plan General Estructural de ordenación urbanística de Castelló ha sido el único punto del día del Pleno extraordinario de este lunes en la capital de la plana. Una sesión de puro trámite que ha deparado pocas sorpresas en las intervenciones de los grupos políticos más allá de algún murmullo como el que ha generado la calificación de “bajanades” con la que Ignasi García se ha referido a las palabras de Marín-Buck.

La alcaldesa, Amparo Marco, ha abierto este Pleno con una intervención en la que ha destacado, la “relevancia” de escoger el planeamiento de la que será “la casa en la que queremos vivir”. Marco ha hecho una detallada exposición cronológica de todos los antecedentes de “despropósitos”, como ella los ha clasificado, que en su opinión se dieron antes del cambio de gobierno del 2015, en referencia a la ordenación urbanística de la ciudad.

Por su parte, Vox ha justificado su abstención alegando que el plan “no resuelve ninguno de los problemas pendientes”. Además, Luciano Ferrer ha reiterado que el Plan General “condena” a que no se pueda crecer ni en términos industriales ni de turismo.

Des de Podem, Fernando Navarro ha ahondado en la idea de que este Plan General es un plan “verde, moderno, ambicioso y anticapitalista”. Además també se ha referido a la “degradación” del territorio provocada por modelos anteriores.

En cuanto a la intervención de Compromís, Ignasi García, ha hablado de “desterrar la especulación urbanística de Castelló” con el nuevo Plan de Castelló. También se ha referido a la “superficie para el desarrollo industrial”, asegurando que se ha intentado confundir al tejido industrial.

Para Ciudadanos, según ha explicado su portavoz, Alejandro Marín Buck, el plan general es “un fiel reflejo de este gobierno, un “desacord“.

La intervención del PP se ha centrado entre otras cosas a recordar las 1.500 alegaciones presentadas en total en las diferentes fases de exposición, concluyendo que “el 98% han sido desoídas”. Aunque cabe destacar que el portavoz de Compromís, en su turno de réplica le ha afeado que hiciera “trampas” en los números.

Begoña Carrasco, ha hablado de la situación de la marjalería, las urbanizaciones que quedarán con sus vecinos como “ciudadanos de segunda”, y ha insistido en que su portido sí quiere un plan general “pero no a ese precio”.

Respecto al partido socialista, José Luís López, en su intervención ha pedido “implicarse” y poner “el interés colectivo por encima de los intereses particulares y de los partidos”.

Cabe añadir que también la concejala no adscrita, Paula Archelós, en sus intervenciones ha hablado de futuro “fracaso” de este plan y ha pedido “consenso pero bien entendido”.

El turno de intervenciones lo ha cerrado, tras las réplicas, la propia alcaldesa, Amparo Marco por parte del equipo de Gobierno. En su discurso ha hecho hincapié en los procedimientos que supone un Plan Urbanístico y en el derecho de los ciudadanos “a alegar cuanto consideren”.

Con todo, en la votación, los socios de l’Acord de Fadrell, PSOE, Compromís y Podem han votado a favor, en contra: Ciudadanos y PP y abstenciones Vox y la concejala no adscrita Paula Archelós.

CatalanSpanish