Policías de Castelló alertan de problemas en frenos y fallos eléctricos en los coches patrulla

La denuncia del mal estado de los vehículos vuelve a salir desde el sindicato CSIF que asegura que estas deficiencias afectan a un tercio de la floto de vehículos además de asegurar que los agentes siguen a la espera del calzado y el vestuario del equipamiento de invierno

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en el ayuntamiento de Castelló vuelve a hacer pública hoy en sus redes sociales y a través de los medios de comunicación una nueva denuncia, esta vez respecto el estado en el que, aseguran, se encuentran “aproximadamente un tercio de los vehículos que integran la flota policial“.

En este caso, hablan de “problemas en los frenos, fallos eléctricos o daños en las tapicerías”. Además aprovechan también para recordar que a los agentes “aún no se les ha entregado ni el calzado ni el equipamiento de invierno”.

Así, CSIF denuncia en su comunicado el “mal estado” en que se encuentran los coches patrulla de la Policía Local de Castellón, que suponen aproximadamente un tercio de los vehículos que integran la flota policial.
Desde CSIF han detallado que, entre otras deficiencias, “mientras para la Jefatura sí se han suministrado vehículos nuevos, los que se utilizan para dar servicio directo a la ciudadanía y con los que se patrulla todos los días del año, presentan problemas en los frenos, fallos eléctricos en las centralitas, así como desperfectos en asientos, tapicerías o incluso en las propias ventanillas, donde en algunos casos se han desprendido las gomas que las aíslan y sujetan”.
“Consideramos que, si hay una falta de estocaje que impide renovar totalmente la flota, al menos se deberían reparar todos estos desperfectos y preparar de manera adecuada los vehículos para garantizar que puedan prestar un servicio adecuado y seguro”, han destacado desde CSIF.
Del mismo modo, desde la central sindical también han criticado que los agentes, “en pleno mes de enero, aún no han recibido ni el calzado ni el vestuario correspondiente al equipamiento de invierno, lo que obliga a los policías a tener que utilizar ropa vieja y, en algunos casos, bastante deteriorada”.
“Pese a que la gestión del vestuario se adjudicó el año pasado a una nueva empresa y, antes del verano, se tomaron las medidas a los agentes, más de medio año después no se ha suministrado el material necesario, tal y como recoge el artículo 51 del Convenio Colectivo del Ayuntamiento de Castellón”, han reseñado desde CSIF, que han reclamado al Ayuntamiento de Castellón que “tome medidas para conseguir que las chaquetas de invierno lleguen antes del verano”.

CatalàEspañol