El PP de Castelló alerta de posibles recargos en el IBI por recibos “que no llegan a tiempo”

Los populares tildan de "colapso" y "caos" la recaudación del IBI y hablan de "deficiente gestión del gobierno municipal" con imágenes de colas en la oficina de recaudación

Tener los recibos de los tributos e impuestos municipales domiciliados o no es una opción personal y por tanto no obligatoria, sin embargo el no abonarlos dentro del plazo estipulado por la administración si que puede suponer el pago de un recargo. Por eso, el grupo municipal popular en Castelló se hace eco de las colas que se han producido estos últimos días en las oficinas de recaudación de la capital de la Plana y achaca el hecho a recibos que no han llegado a los ciudadanos por una mala gestión desde el ayuntmaoento.

El concejal del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Juan Carlos Redondo denuncia así lo que tilda de “colapso y el caos en la recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles que, por segundo año consecutivo, vuelve a llevar de cabeza a los castellonenses que, queriendo pagar en tiempo y forma”.

Redondo asegura: “ahora se exponen a pagar un recargo por no haberlo podido hacer debido a la deficiente gestión del gobierno municipal que, lejos de dar facilidades y mostrar sensibilidad y empatía con los contribuyentes en un momento de pandemia con éste, lo que ha hecho es adelantar el periodo de pago casi un mes, el 30 de junio fue el último día para abonar el IBI, haciéndolo coincidir con otros impuestos como la cuota de autónomos, la de la Seguridad Social o la Renta”.

Un comunicado de prensa acompañado de una imagen que recoge las colas que se han visto estos últimos días de junio sirve a los populares para hablar de que “la incapacidad de gestión del gobierno de Amparo Marco la pagan, los castellonenses”.

El concejal popular apunta que el desconcierto “que ellos mismos generan llevó a registrar hasta el último día de pago, ayer, colas kilométricas a las puertas de la oficina de recaudación”.

“A 30 de junio a muchos castellonenses no les había llegado el cargo del IBI, por lo que acudieron a informarse; tampoco había posibilidad ayer de descargar el recibo de la sede electrónica, motivo que llevó a otros a acercarse hasta las dependencias municipales además de los que acudieron a recoger la carta de pago por no tenerlo domiciliado. La realidad es que por cuestiones ajenas a los vecinos, ahora muchos se exponen a pagar un recargo por no pagar en tiempo y forma”, señala el concejal Popular.

Para Redondo, “la imagen lamentable durante estos días atrás de las largas colas es un ejemplo más de la más que cuestionable gestión de un gobierno de izquierdas que no se lo pone nada fácil al contribuyente. Cuando de recaudar se trata, la alcaldesa se desentiende de los problemas que les pueda generar a las familias la elevada presión fiscal que soportan los castellonenses con el segundo IBI más caro de España, con 402 euros de media por habitante, igual que en Barcelona y solo por detrás de los madrileños, según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Y tampoco ha valorado Marco el sobre esfuerzo que supone a muchos vecinos tener que pagar al mismo tiempo diferentes impuestos, cuando hacen malabares para llegar a fin de mes”.

CatalanSpanish