El PPCV de Castelló lamenta el retraso en la remodelación de la avenida Castell Vell

El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón Juan Carlos Redondo preguntó esta semana al equipo de gobierno por la prometida remodelación de la avenida Castell Vell

El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón, Juan Carlos Redondo preguntó esta semana al equipo de gobierno en la junta de distrito norte por la prometida remodelación de la avenida Castell Vell ante las quejas que aseguran recibir desde el PP de la localidad.

Redondo asegura que “desde el publirreportaje que la alcaldesa Amparo Marco hizo en junio de 2021, anunciando una nueva entrada a la ciudad por el norte, todo sigue igual. Siguen los mismos bloques rojos y blancos tratando de señalizar una rotonda por donde apenas puede efectuar el giro el autobús, habiéndose producido ya algún que otro accidente. Estos mismos bloques aparecen, de tanto en tanto, invadiendo la calzada lo que supone un peligro para la seguridad vial”, explica el concejal del PP, Juan Carlos Redondo.

En la misma junta de distrito el concejal Popular trasladó al gobierno otros problemas e inquietudes de los vecinos, que piden inversiones y mejoras de los servicios públicos. “Tanto los que viven en las urbanizaciones de montaña, como Penyeta Roja y Tossal Gros, como los que viven más cerca del centro, merecen que sus necesidades sean atendidas, para eso pagan todos impuestos y muy elevados, por cierto”, apunta.

Y al mismo tiempo lamenta que hay vecinos que participan en la junta de distrito norte que “se quejan porque, mes tras mes, se exponen ante el gobierno municipal los mismos problemas sin que se avance en las soluciones”.

“Las peticiones de asfaltado de calles, la falta de limpieza, la obstrucción de las salidas de agua del barranco del sol, el problema de la okupación en el PAU LLedó o de las personas que duermen, se emborrachan y orinan en la plaza Corona de Aragón, la falta e locales para asociaciones vecinales como La Guinea o el caos en la movilidad que causa la reforma de Lidón son solo algunos ejemplos. La participación ciudadana no tiene sentido si el gobierno desoye las peticiones de los castellonenses”, añade Redondo.

Y concluye: “Hay peticiones vecinales a las que el equipo de gobierno podría dar respuesta inmediata, como las relacionadas con la limpieza y la seguridad vial. Los vecinos de la urbanización Penyeta Roja piden bandas rugosas en la calzada para reducir la velocidad y un plan de asfaltado es necesario en toda la ciudad, como venimos reclamando desde hace meses desde el Partido Popular.

“Sin embargo, todo es cuestión de voluntad política y de prioridades, porque mientras los vecinos volverán el mes que viene a la junta de distrito con las mismas necesidades, el gobierno de Castellón acaba de destinar 100.000 euros a la esterilización de gatos”.

CatalàEspañol