El ‘Open Arms Uno’, el buque de salvamento colectivo ‘mejor preparado de todo el estado’ a la espera de ‘papeles’ para empezar a operar

Los trámites burocráticos que quedan harán que posiblemente no pueda realizar ninguna misión "antes de Navidad" y siga preparado en Burriana

Mientras se ultima el equipamiento necesario y se termina de pertrecharlo para que esté listo para poder llevar a cabo las misiones de rescate humanitarias, el ‘Open Arms Uno’ se ha presentado hoy oficialmente en sociedad, en el puerto de Burriana.

Sin embargo, aunque en pocas semanas podría estar completamente operativo para salir a la mar, de momento tendrá que esperar a que la burocracia dé los últimos vistos buenos ‘a los papeles’, como ha explicado el abogado de la organización.

Este barco, vendrá a sustituir al antiguo Open Arms, un buque, mucho más pequeño que este pero que ha logrado rescatar desde que se fundara esta organización en 2015, a más de 5.000 personas en el mar.

Oscar Camps, fundador y director de Open Arms ha recordado hoy en la presentación que la responsabilidad de rescatar a las personas ‘no solo es de los capitanes sino de los estados’ y ha deseado que cedan las dificultades con las que se encuentra esta organización cuando realiza su trabajo de salvar personas. “Quiero recordar que el Open Arms ha sido bloqueado en 5 países de la Unión Europea”, ha añadido.

Así, este nuevo barco está “preparado técnicamente para acoger a 300 personas con un nivel alto de confort pero por supuesto a muchas más si hiciera falta, probablemente más de un millar, pero esperemos que eso no sea necesario”, ha añadido Óscar.

Por otra parte, respecto a los trámites burocráticos, los permisos, y las características de la embarcación, Jaime Larrucea, abogado especializado en derecho marítimo, ha señalado que esta barco “abanderado en España, es una unidad única en todo el estado, dotado de la última tecnología de rescate y de respuesta inmediata” y que ahora, pese a tener “la parte legal solucionada “está a la espera de algunos papeles con lo cual no creemos que pueda empezar a operar antes de Navidad”.

‘Un objeto de lujo al servicio de la sociedad civil’

Pero, ¿de dónde ha salido esta embarcación? Enrique Piñeyro, filántropo y fundador de la ONG Solidaire, ha sido quien ha cedido este buque a Open Arms con una filosofía muy clara: “Siempre me pareció una atrocidad lo que estaba pasando. Salvar vidas no es una decisión, es una obligación”.

Piñeyro que dispone también de dos aviones que destina a misiones solidarias en colaboración con tras ONG’s, ha insistido en que “son las organizaciones públicas las que deberían estar haciendo algo de esto”.

Además, ha enfatizado la importancia de la “acción directa”. “Hay muchas organizaciones privadas que recaudan dinero pero hay que ir allí, pero lo cierto es que todas surgen de la inacción de los estados porque los están reemplazando en unas funciones que son su obligación”.

“Este barco es simplemente reformular lo que se entiende como un objeto de lujo, y ponerlo al servicio de la sociedad civil para salvamentos masivos” (…) algo que es “una obligación y no una decisión”, ha reiterado el filántropo.

ValenciàEspañol