El PP asegura que la presión fiscal se dispara en València

Organismos independientes como la OCU sitúa a Valencia en una de las ciudades con mayor presión fiscal

La recaudación por impuestos y tasas en Valencia, desde que gobierna Compromís y el PSPV, ha aumentado en 88 millones de euros más. Es decir, una familia de 4 miembros  paga 440 € más de los que pagaba en 2015. Estos datos vienen recogidos en los presupuestos de cada año y corresponden a los capítulos 1 al 3 de ingresos del presupuesto municipal. 

En 2015 se recaudaban por impuestos y tasas municipales 413,8 millones de euros mientras que en 2022 la previsión es recaudar 501,8 millones de euros, una diferencia de 88 millones de euros más lo que el Gobierno de Ribó y PSOE recauda respecto al último gobierno del PP.  Esto supone que para una familia media de cuatro miembros la presión fiscal aumenta y en 2022 pagará  440 euros más de lo que pagaba en 2015.

“El gobierno de Ribó y PSOE, desde que llegaron en 2015 al gobierno municipal de Valencia  no sólo no han bajado impuestos para las familias y para la actividad económica, sino al contrario han aprobado subidas de impuestos y tasas tanto en el año 2016 y como en el año 2019 para aplicarla en 2020 que han mantenido en 2021 y 2022”, explicó la portavoz del PP, María José Catalá. 

Organismos independientes como la OCU sitúa a Valencia en una de las ciudades con mayor presión fiscal. El  estudio publicado este mismo año  de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) confirma lo que el Grupo Municipal Popular viene denunciando desde hace más de dos años: Valencia está a la cabeza de las grandes ciudades de España.

Según la OCU, la media en Valencia del IBI es de 578 euros para un piso de un valor catastral de 80.000 euros en la capital valenciana. Valencia está por delante de Madrid (365 euros), Barcelona (528 euros), Málaga (361 euros), Sevilla (541 euros), Zaragoza (330 euros) y Bilbao (153 euros).

Catalá ha recordado que en el pleno de octubre el PP solicitó rebajas fiscales, pero tanto Compromís y PSOE votaron en contra. Las medidas propuestas por el PP beneficiaria a todas las viviendas e inmuebles destinados a  actividades económicas con rebajas del tipo de gravamen del IBI del 20% y un 30% para inmuebles que tributan por el uso diferenciado, es decir comercios, hosteleros, autónomos, ocio y pymes. Eliminar para 2020 la tasa por mesas y sillas para los hosteleros y bonificar el 95 % el impuesto de Plusvalías por casos de herencias.

Catalá explica que “es una forma de compensar el esfuerzo que todas las familias, empresas y autónomos de Valencia están realizando para afrontar la subida de la luz. Más de 650.000 recibos se verían beneficiados por esta medida. Esta rebaja fiscal supondría un ahorro global de familias y negocios de la ciudad de más de 44 millones de euros”. 

La propuesta Reducir el tipo de gravamen del IBI en un 20% para inmuebles de naturaleza urbana y un 30% para inmuebles que tributan por el uso diferenciado. Con esta opción el tipo de gravamen del IBI para inmuebles de naturaleza urbana en Valencia quedaría fijado en el 0,602%. El tipo de gravamen del IBI para uso diferenciado se situaría en el 0,835 %.

Con ejemplo la propuesta del PP prevé rebajas en el IBI que supondrían para una familia que ahora paga 439 euros por una vivienda en la avenida del Cid con la reducción dejaría de pagar 88 euros. Y en el caso de un restaurante en el Cabanyal que paga ahora 1.400 euros por el IBI se vería beneficiado en más de 420 euros de ahorro en impuestos el año 2022. Estamos hablando que a las clases medias y trabajadoras ahorrarles entre 50 y 100 euros del IBI para 2022.

CatalàEspañol