lunes, 24 junio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

La primera comunidad energética local de València empieza a funcionar en Castellar-l’Oliveral

Según el alcalde, “esta semilla se esparce por otros barrios” y los de Aiora, Malilla, el Carme y la Malva-rosa serán los próximos con instalaciones de autoconsumo para hacer frente al cambio climático y la subida de precios

La comunidad energética local de Castellar-l’Oliveral, la primera de este tipo en València, se ha puesto en marcha este sábado con el objetivo de hacer frente al cambio climático y la subida de los precios de la electricidad.

El alcalde, Joan Ribó, acompañado del concejal de Emergencia Climática y Transición Energética, Alejandro Ramon, ha visitado el centro cívico La Cebera en cuya cubierta se ha colocado la planta fotovoltaica. Ribó ha manifestado que “la semilla de Castellar se esparce por otros barrios” y los de Aiora, Malilla, el Carme y la Malva-rosa serán los próximos en tener instalaciones de autoconsumo.

Además de abastecer a los 63 socios y socias con los que cuenta actualmente, la comunidad energética de Castellar-l’Oliveral, a través de la Fundación València Clima i Energía, cederá energía limpia y gratis a tres familias vulnerables del pueblo.

Los beneficios, sin embargo, alcanzan a toda la ciudadanía, puesto que con esta iniciativa se dejarán de emitir cerca de 12.000 kilogramos de CO₂ a la atmósfera, la misma cantidad de dióxido de carbono que absorberían 375 árboles. El alcalde ha señalado que “hoy es un día histórico: nace en València la primera comunidad energética de la ciudad, la primera de muchas que vendrán”.

El proyecto arrancó en junio de 2020, cuando seis vecinos y vecinas constituyeron la Asociación Energética Local Castellar-l’Oliveral, de forma telemática por las restricciones por la pandemia. El Ayuntamiento los asesoró y les cedió el tejado del centro cívico municipal La Cebera para las placas fotovoltaicas, “pero es de justicia que el protagonismo hoy sea para los socios de la comunidad y para los vecinos de Castellar-l’Oliveral”, ha indicado Ribó.

Para el máximo responsable de la ciudad, “estamos ante una auténtica revolución; los vecinos se empoderan, pasan de ser consumidores y clientes de multinacionales energéticas a ser generadores y gestores de su propia energía de una forma democrática, sostenible y solidaria”.

La mayoría de socios son familias con única participación en la comunidad. Han hecho una inversión inicial de 600 euros y se calcula que podrán ahorrar unos 140 euros al año en la factura de la luz. Se estima que dentro de cuatro o cinco años habrán recuperado el gasto en una instalación que tiene una vida útil de al menos 25 años, sin contar con la subvención que les ha concedido el IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial), que cubre el 40 % de los costes.

La comunidad energética de Castellar-l’Oliveral busca nuevos emplazamientos para más instalaciones, más allá de la Cebera y sirve “de ejemplo y de inspiración a toda València”, según ha remarcado Ribó. El barrio de Aiora será el próximo en disponer de infraestructuras de autoconsumo, seguido de Malilla y el Carme, mientras que el colegio público Ballester Fandos, en la Malva-rosa, ha iniciado el proceso para crear una comunidad energética para la provisión del centro y para ceder energía gratis a familias vulnerables.

Por su parte, Alejandro Ramon ha resaltado que “Castellar, este pequeño pueblo del sur, empieza a dibujar el futuro de la ciudad de València: una ciudad más verde, más sostenible, más democrática, más inclusiva, más justa y más innovadora”. Así, ha destacado el edil, además de la primera comunidad energética de València, Castellar-l’Oliveral acogerá el primer mercado de agricultores de la ciudad.

En el acto de puesta en marcha del proyecto de autoconsumo en La Cebera también participado la presidenta de la comunidad energética local de Castellar-l’Oliveral, Empar Puchades, y la alcaldesa de Castellar-l’Oliveral, Merche Alabau.

Últimas noticias

Contenido relacionado