Sanidad estudia prohibir fumar en el coche

El Plan Integral contra el Tabaquismo establece varios puntos clave, como por ejemplo la prohibición de fumar en vehículos particulares

El Ministerio de Sanidad ha ultimado un ambicioso Plan Integral contra el Tabaquismo que introduce, entre otras cuestiones, la prohibición de fumar en vehículos particulares, el empaquetamiento genérico de las marcas de tabaco y busca equiparar por ley las restricciones a los cigarrillos electrónicos.

Así, el Plan Integral contra el Tabaquismo establece varios puntos clave, como por ejemplo la prohibición de fumar en vehículos particulares, el empaquetamiento genérico de todas las marcas de tabaco y una ley que equiparo las restricciones vigentes con las de los cigarrillos electrónicos.

El borrador del ‘Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2021-2025’ ya ha sido enviado a las diferentes sociedades médicas y científicas, además de las comunidades autónomas. Todas ellas tienen hasta el próximo día 15 de diciembre para presentar sus aportaciones a este borrador antes de que sea definitivo.

El ministerio recuerda, en sus 119 páginas de borrador, que ha pasado ya más de una década desde la última modificación “sustancial” en materia sanitaria contra el tabaquismo. Junto con los estándares vigentes de la Unión Europea y la OMS, se espera conseguir una “generación libre de tabaco” en España.

En este plan, una de las líneas maestras es la de aumentar los espacios libres de humo “antes del año 2023 y especialmente en los espacios exteriores”, según refleja el documento. En esta medida también se engloban tanto los cigarrillos electrónicos como los productos de tabaco calentado. Según fuentes sanitarias, supone una referencia clara a las terrazas de bares y restaurantes y cercanía de edificios públicos.

Como línea de actuación básica, desde la dirección general de Salud Pública se ha incorporado así mismo al plan «equiparar por ley la publicidad, promoción y patrocinio de productos relacionados y nuevos productos al existente para productos del tabaco», así como una mejor regulación de la venta y el consumo de productos relacionados con el tabaco, ya sean «con o sin nicotina».

Además, se quiere atajar la cada vez mayor publicidad encubierta y las promociones en redes sociales y plataformas de todos estos nuevos productos.

Se trabaja, además, a “equiparar por ley la publicidad, promoción y patrocinio de productos relacionados y nuevos productos al existente para productos del tabaco”. Del mismo modo, se pretende combatir la ‘publicidad encubierta’ y promociones en redes sociales y otras plataformas de todos estos nuevos productos.

A su vez, mediante un real decreto, pretende seguir el camino que ya han recorrido países como Francia o Australia, implantando un empaquetamiento genérico de los paquetes de tabaco. De esta manera se reduce el atractivo de las marcas, y con esto se espera una disminución del consumo. También se persigue la prohibición de los aditivos que dan aroma al tabaco.

Por otro lado, revela el texto, el objetivo de “impulsar la revisión de la fiscalidad para conseguir un incremento y aproximación del precio de todos los productos del tabaco y de los dispositivos de calentamiento utilizados para su consumo“, además de impuestos especiales para los cigarrillos electrónicos. Una meta marcada por la OMS, la de la reducción próxima al 30% (respecto a 2010), que se pretende conseguir para el año 2025.

CatalàEspañol