Denuncian que sólo hay una psiquiatra en la Unidad de Salud Mental Infantil y Adolescente de Manises

El sindicato CSIF exige refuerzos urgentes de personal tanto para la USMIA de Aldaia como para los centros de salud mental de adultos de Mislata y Buñol y advierte de citas ya para abril.

El sindicato CSIF ha exigido a la comisionada del Departamento de Salud de Manises que refuerce con urgencia las unidades de salud mental para adultos de Manises y Buñol y la de salud mental infantil y para adolescentes de Aldaia. La central sindical explica que esta última se ha quedado con solamente una psiquiatra y una psicóloga.

La Central Sindical Independiente y de Fucionarios (CSIF) señala que la Unidad de Salud Mental Infantil y Adolescente (USMIA), ubicada en Aldaia y que atiende a todo este departamento de salud con una población adscrita de alrededor de 200.000 personas, ha sufrido un deterioro progresivo de su dotación. Si a finales de septiembre se quedó con un efectivo y medio al decidir Conselleria que compartiera uno con Mislata en lugar de reforzar este último centro, ahora únicamente cuenta con una psiquiatra al no cubrirse una baja.

El sindicato recalca, en el escrito enviado a la comisionada del departamento para advertirle de la gravedad de la situación, que “si en septiembre decíamos que con una psiquiatra a tiempo completo y otra en días alternos era insuficiente, ahora que solo cuenta la USMIA con un recurso de psiquiatría resulta imposible dar un buen servicio”.

La central sindical avisa que esa carencia de personal provoca que “pacientes son descitados y se está generado una elevada demora que llega hasta abril. Cada vez la situación es más precaria y la respuesta con la que nos encontramos consiste en que no hay especialistas para contratar. Se trata de un departamento con elevada sobrecarga, en el que los profesionales no pueden trabajar en las condiciones adecuadas”.

El sindicato, que recalca la “repercusión en la población, que queda mal asistida y desprotegida”, subraya que esta coyuntura de precariedad “afecta a todas las categorías, incluido personal de Enfermería o trabajadoras sociales”.

CSIF reclama un incremento de la dotación de la USMIA para que, como mínimo, tenga dos psiquiatras y otros tantos psicólogos, además de un refuerzo de personal en las unidades de salud mental para adultos de Manises y Buñol. “En lugar de aumentar los recursos para mejorar la atención, en el departamento de salud de Manises cada vez se recorta más”, lamenta el sindicato.

CatalàEspañol