PSPV propondrá bajar el impuesto de sucesiones para empresas familiares sin el apoyo de sus socios 

Compromís considera que no es “razonable” con la situación actual de inflación y Unidas Podemos avisa que sería “una deslealtad” (UP) al pacto del Botànic

El grupo socialista presentará en Les Corts una enmienda en solitario para bonificar al 99% el impuesto de sucesiones en la transmisión de todas las empresas familiares y no solo de las que facturan menos de diez millones de euros como actualmente.

Sus socios de gobierno no están de acuerdo con esta medida, que se incluiría en la ley de presupuestos de 2023 o en la de acompañamiento a estas cuentas, al considerar que no es “razonable” (Compromís) con la situación actual de inflación y que sería “una deslealtad” (UP) al pacto del Botànic.

Esta noticia la avanzó este miércoles por ‘Valencia Plaza’, a la que el ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, ya se comprometió en 2019.

Puig dio esa noticia el día 25 de octubre en la Clausura del 25 aniversario aniversario del Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (Ivefa).

Ana Barceló (PSPV) ha confirmado que “el PSPV presentará su enmienda y luego recabará los apoyos para que salga adelante”, además de afirmar que es una opción en la que llevan “muchísimo tiempo trabajando” y que actualmente está en fase de redacción. De momento no ha podido cuantificar su efecto en la recaudación, pero ha garantizado que sería “mínimo”.

Desde Compromís, Carles Esteve ha remarcado que todavía no conocen la enmienda, aunque ha descartado que sea necesaria la bonificación para dar “regalos fiscales a grandes patrimonios”.

En la misma línea, Ferran Martínez (UP) ha defendido la importancia del impuesto de sucesiones como “«”el más liberal y meritocrático por excelencia”»” porque “lo mínimo es pagar por lo que te viene dado de nacimiento” y se ha mostrado partidario de reformarlo para que sea más progresivo, no para que paguen menos impuestos los “grandes conglomerados”.

El PSPV ya lo intentó antes

El PSPV ya intentó hace tres años, en la negociación de la Ley de Acompañamiento de 2020, bonificar al 99% el impuesto de sucesiones y donaciones para las empresas familiares sin límite de facturación. Una iniciativa con la que se daba respuesta a la promesa realizada por Puig a los empresarios en la campaña electoral de las autonómicas de abril.

En aquel momento, los socialistas acercaron al Partido Popular que entonces lideraba Isabel Bonig para tratar de sacarlo adelante porque Compromís y Podem no estaban dispuestos a aceptar este acuerdo. Sus socios en el Gobierno aceptaron bonificar al 99% la transmisión a familiares de aquellas empresas con menos de 10 millones de facturación. El resto de empresas disfrutan de una bonificación del 95%.

CatalàEspañol