El PSPV de Castellón pone la subida del SMI y la protección del empleo en el centro de las políticas para combatir la pobreza

La portavoz socialista, Ruth Sanz, reivindica las medidas para proteger los bolsillos de las clases medias y bajas ante la subida de precios con medidas contundentes de ahorro y más prestaciones para cubrir las necesidades básicas

La portavoz del PSPV de Castellón, Ruth Sanz, apunta que la reducción de la pobreza y la eliminación de las desigualdades son objetivos integrados en todas las políticas y acciones de los gobiernos socialistas, “prueba de ello es que durante los más de cuatro años de presidencia de Pedro Sánchez y las casi dos legislaturas de Ximo Puig al frente de la Generalitat se han implementado numerosas medidas para proteger a los colectivos más vulnerables y evitar un nuevo aumento de las desigualdades en términos de renta“.

En este sentido, Sanz pone el foco en la renta valenciana de inclusión, impulsada por el gobierno del Botànic, y la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y la creación del Ingreso Mínimo Vital (IMV), promovidas por el PSOE desde Moncloa, como “instrumentos decisivos para combatir la pobreza y la exclusión social”.

Ruth Sanz destaca como la principal protección ante las situaciones de pobreza laboral han sido las reiteradas subidas del Salario Mínimo Interprofesional. “Mientras que el gobierno de Mariano Rajoy, en siete años en La Moncloa solo incrementó 94 euros el SMI, el ejecutivo de Pedro Sánchez lo ha aumentado en 264 en tan solo cuatro años, sobrepasando la barrera de los 1.000 euros –de 736 euros a 1.000–, es decir, un incremento del 35% frente al 15% del período del PP”.

Por lo que respecta a los “avances promovidos por el ‘president’ Puig, la dirigente del puño y la rosa subraya que solo con el IMV miles de castellonenses cuentan con un sistema de protección que les ayuda a cubrir las necesidades básicas –como la alimentación, la vivienda y la educación– y terminar con la pobreza infantil”.

Asimismo, la socialista reivindica la figura de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y la protección a los sectores especialmente perjudicados por la crisis de la Covid o las medias de protección social para minimizar el impacto de la invasión rusa de Ucrania como “cuestiones angulares para nuestra organización en la lucha contra la desigualdad”.

Hace una década los gobiernos de derechas, en una de las peores crisis que se recuerdan, limitaban las ayudas solo a la banca mientras miles de personas se quedaban sin empleo ni prestaciones. Hoy, la industria cerámica protege los puestos de trabajo gracias a los mecanismos de ERTE que, a su vez, prohíben el despido a corto y medio plazo tras la suspensión del periodo de actividad por parte del trabajo”.

Para la portavoz socialista, reducir la brecha de desigualdad se ha convertido “en un gran desafío de Estado del que, por desgracia”, se ha descolgado el Partido Popular, que sigue negando la existencia de la pobreza para seguir premiando con más poder a los más ricos”, critica.

LA LUZ MÁS BARATA DE ESPAÑA

Ruth Sanz hace hincapié en la “valentía y el talante negociador del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para pactar medidas en Europa que frenen el aumento de los precios de la energía en nuestro país. Señala como ejemplo la excepción ibérica, que permite al Estado poner topes de forma temporal al precio del gas, un mecanismo que ha conseguido ahorrar 2.600 millones de euros en las facturas de consumidores y empresas”.

Con el bono social eléctrico, que se espera que llegue a 1,9 millones de hogares, “hemos situado a España como el país con la luz más barata de Europa”.

Los y las socialistas nos comprometemos a seguir combatiendo y previniendo la pobreza, especialmente la infantil, por convicción y por responsabilidad social”.

CatalàEspañol