El Puerto de Valencia cumple 24 años de la tragedia del ‘Proof Spirit’ donde murieron 18 personas

Una negligencia al repostar combustible mientras se trabajaba en el buque en tareas de soldadura provocó la explosión y el gravísimo incendio

“Una ola de fuego y humo “como la de la bomba atómica”. Así describía un testigo el incendio del Proof Spirit, un buque en construcción en los astilleros de la Unión Naval de Levante, en el que murieron 18 trabajadores y resultaron heridas otras diez personas, entre ellas dos de los bomberos que acudieron a extinguir las llamas”. Con este párrafo arrancaba el periódico El País, hace hoy 24 años, el 3 de julio de 1997, la crónica del trágico accidente del Puerto de Valencia.

Miles de personas guardan aún la imagen del suceso y las escenas de dolor de los féretros de las 18 víctimas mortales. Un tragedia sin precedentes en unos astilleros cuyo inicio, según se dirimió de las investigaciones, parece que fue la carga de combustible del buque mientras algunos trabajadores estaban soldando.

De hecho la sentencia que condenó al astillero Unión Naval de Levante (UNL), indicó claramente que lo más grave fue incumplir la legislación que prohíbe repostar el barco mientras se realizan tareas.

Hoy, casi un cuarto de siglo después, algunos medios de comunicación se hacen eco de este triste aniversario y aunque ni las causas ni él número de víctimas nada tiene que ver, es difícil no relacionar de algún modo aquella angustia con las imágenes de los trabajadores del Puerto de Valencia de hace pocos días, concentrándose también por al accidente del Puerto de Castellón, donde aún se busca a uno de los desaparecidos. Un estibador de 36 años, David, que sigue, bajo las aguas y entre la carga de un buque que volcó hace ya 37 días.

CatalanSpanish