El puerto de València da ‘luz verde’ a la ampliación norte con el voto en contra de Ribó

El secretario autonómico de la vicepresidencia de la Generalitat, de Compromís, también ha rechazado esta inversión de 1.564 millones de euros

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de València (APV) ha aprobado esta mañana en una sesión extraordinaria la ampliación norte del Puerto, aunque, como era previsible, con los votos en contra del alcalde de València, Joan Ribó, y el secretario autonómico de la Vicepresidencia de la Generalitat, Ivan Castaño, ambos de Compromís. Aún así la APV ha dado “luz verde” a esta inversión de 1.564 millones de euros tras recibir el “informe favorable con condiciones” del Ministerio de Transición Ecológica, para empezar a construir la nueva terminal de contenedores, “la mayor inversión en puertos de España”, según la ha descrito el presidente de la Autoridad Portuaria de València, Aurelio Martínez.

Así pues, la APV comenzará ahora a elaborar la documentación para licitar unas obras que conllevará una inversión pública por parte de Valenciaport, de 542,7 millones de euros que se estima que esté licitada en el primer trimestre de 2023 y que el periodo de construcción sea de 58 meses. A estos, se añadirán los 1.021 millones que aportará la empresa Terminal Investment Limited (TIL), del grupo MSC, compañía europea que será la encargada de la construcción y explotación, en régimen de concesión administrativa, de la nueva terminal de contenedores.

El proyecto aprobado hoy se remitirá “inmediatamente” a Puertos del Estado para que lo eleve al Consejo de Ministros, que lo aceptará con “cierta urgencia”, ha explicado Martínez, que también ha destacado que desde hoy mismo, los los técnicos “ya trabajan para dar cumplimiento a todas y cada una de las 21 observaciones y condiciones que realizó la Dirección General de Costas en su informe favorable de Compatibilidad con la Estrategia Marina sobre el proyecto constructivo aprobado hoy”.

“Las obras previstas no pondrán en riesgo el buen estado ambiental porque no implican modificaciones del entorno, son obras interiores y los dragados no implican modificaciones en la dinámica litoral. No suponen riesgo para las playas del Sur ni aumentan el proceso recesivo para el cordón litoral o el límite de la Albufera” ha defendido el presidente de la APV en la rueda de prensa posterior donde ha repasado los diferentes informes técnicos que dan el visto bueno al proyecto. “No se puede dejar al albor del enfoque político que tenga cada partido, debe basarse en informes técnicos” ha asegurado.

Igualmente, el director general del Puerto de València, Francesc Josep Sánchez, ha defendido repasado el informe del Gobierno y ha defendido que no es necesaria una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) diferente a la vigente, de 2007, ya que “los análisis técnicos del Ministerio sobre este proyecto son similares a lo que se habrían tramitado una DIA” y que “se hubiera llegado a las mismas conclusiones”.

“Ribó asegura que la ampliación supondrá un perjuicio”

Tras la sesión extraordinaria, el alcalde de València ha explicado que como era de esperar ha votado en contra de esta ampliación, ya que “no será beneficiosa para la ciudad, sino que supondrá un perjuicio“. “Genera una incertidumbre jurídica que la Autoridad Portuaria sea juez y parte en la gestión de la DIA. Quién hace el proyecto no hace la declaración, esto es algo absolutamente irregular” ha denunciado Ribó, que ha también ha asegurado que las previsiones de mejoras en zonas de costa que estaban establecidas en la anterior DIA “no se han cumplido”.

L’alcalde de València, Joan Ribó, participa en la sessió extraordinària del Consell d’Administració de l’Autoritat Portuària de València.

Del mismo modo ha señalado que “no se ha hecho todo lo necesario en este caso, ni en términos jurídicos, ni en el desarrollo de las actuaciones de mejora que estaban previstas, ni en la actualización de los estudios y previsiones sobre las implicaciones del proyecto”. Igualmente ha criticado que el Puerto supondrá un aumento de la movilidad de camiones en la ciudad y su área metropolitana y que “no sabemos qué consecuencias tendrá”. “Se habla de la salida norte, que debería ser subterránea o un puente… pero que valdría centenares de millones; o soluciones alternativas, pero no se han estudiado”.

“El parque natural de l’Albufera nos parece muy importante a todos los niveles, y consideramos que no se está haciendo lo que es necesario hacer en este ámbito” ha manifestado el alcalde de València.

En la calle una decena de vecinos de la Comissió Ciutat-Port han protestado contra esta ampliación norte del muelle por las posibles afecciones que pueda tener sobre el litoral valenciano y la Albufera. Sobre esta manifestación, el alcalde ha aludido que le recordaban a los movimientos vecinales que “en su momento reclamaban El Saler per al Poble, o que querían que el Turia fuera una zona verde y no una autopista de siete carriles”.

Por su parte, el presidente de la Confederación Empresarial Comunitat Valenciana (CEV) y miembro del consejo de administración de la APV, Salvador Navarro, ha asegurado que hoy es un día “histórico” para el Puerto y la ciudad de València. En este sentido ha destacado que han trabajado junto a la APV en preparar un informe con “todos los requisitos desde el punto económico, medioambiental y legal” y que todo ha sido “favorable”.

“La política debe generar certidumbre y en esto caso ha creado bastante incertidumbre. Nosotros siempre defendimos que los técnicos eran los que deberían decidir si era posible y en qué condiciones y así ha sido” ha señalado a los medios a su salida de la reunión.

Impacto económico

La nueva terminal de contenedores, según explican desde el Puerto de València, va a generar “un importante impacto económico” tanto en la fase de construcción como cuando entre en funcionamiento. Según el estudio sobre el impacto de la nueva Terminal de Contenedores de la Ampliación Norte del Puerto de Valencia que elaboró el Instituto de Transporte y Territorio (ITRAT), con la nueva terminal a pleno funcionamiento, el impacto económico del puerto de Valencia representará en términos de valor añadido el 2,27 % del conjunto de la Comunidad Valenciana y el empleo superará los 44.000 puestos de trabajo y creará más de 5.000 nuevos empleos entre directos, indirectos e inducidos. En su conjunto, el puerto de Valencia representará el 2,2 % de todo el empleo de la Comunidad Valenciana.