Puig y Armengol reivindican la ‘vía mediterránea’ y reclaman una mayor autonomía

Ambos dirigentes han firmado la 'Declaració de València' que recoge varios acuerdos como impulsar el turismo con el 'programa VAL-BAL' para viajar en temporada baja con descuentos

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y la presidenta del Govern de les Illes Balears, Francina Armengol, han firmado este jueves en el Palau de la Generalitat la ‘Declaració de València‘ tras la segunda cumbre valenciano-balear. En este documento ambos gobiernos han acordado defender la vía de la cooperación y una mayor cogobernanza desde la mirada federalista; reivindicar la “inaplazable” reforma del modelo de financiación autonómica, exigir más autonomía para controlar los precios de los alquileres, así como impulsar la actividad turística con el “programa VAL-BAL” para viajar entre ambas comunidades.

En este sentido, el jefe del Consell ha señalado que esta declaración servirá para “reforzar el puente Jaume I” entre ambas comunidades que se trazo en la primera cumbre en Palma de Mallorca y que es una muestra de “la política útil de las alianzas” frente a “la confrontación y la desunión que flota en otras latitudes”. “Hoy circula un virus corrosivo, que rompe la convivencia: el ruido, que rompe a las sociedades y cuya respuesta es la responsabilidad. Menos hooliganismo, más cooperación efectiva y mas política útil” ha afirmado.

Igualmente, Puig ha reivindicado una financiación “justa e inteligente”, una mayor descentralización y un “federalismo práctico” con “lealtad y confianza” que permita la superación de desigualdades porque “federar no es separar, es unir y para eso hay que superar asimetrías y agravios”.

Por su parte, la presidenta balear, Francina Armengol, ha destacado que la cumbre ha permitido acordar actuaciones para “reforzar el escudo social ante la inflación y ampliar la movilidad sostenible y la protección del mar como ejes de futuro”, así como reivindicar “la denominada vía mediterránea, basada en el diálogo social y los consensos” frente al “ruido y la crispación permanente”. “No se puede construir nunca desde la visión reducida del centralismo” ha señalado.

“Declaración de València”

Con el objetivo de luchar contra la inflación y subida de precios y para dar una respuesta “social, progresistas y justa”, como la que defiende se dio en la pandemia, ambos gobiernos crearán una comisión mixta para compartir experiencia y tomar nuevas acciones conjuntas e individuales, así como para impulsar el diálogo social para un pacto de rentas. Igualmente solicitan al Gobierno de España más cogovernanza y participación autonómica en la gestión de los fondos europeos para las próximas fases. Para ello crearán la mesa permanente técnica valenciano-balear sobre el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

En cuanto al “programa VAL-BAL”, tanto el gobierno balear como el valenciano quieren impulsar un nuevo proyecto para fomentar el turismo en temporada baja a través de una plataforma con la oferta conjunta de empresas de los dos destinos y que permitirá a los ciudadanos poder visitar ambos territorios con un descuento del 15% sobre el precio de mercado que aplicarán las mismas empresas adheridas.

Del mismo modo, se ha acordado entre ambas administraciones solicitar al Gobierno de España un fondo estatal de formación para empresas y trabajadores turísticos que gestionarían las propias comunidades autónomas con el objetivo de que en temporada baja el personal mantenga el alta en las empresas con la realización de una formación recalificadora para “reducir la precariedad y aumentar la competitividad del sector”.

Al respecto Puig ha defendido que se busca incentivar el turismo y “activar sinergias en una macrorregión turística”, ya que según ha puesto en valor el president ambas regiones tienen un grueso de 23 millones de turistas anuales, es decir, los mismos visitantes que reciben Egipto y Australia juntos.

Movilidad sostenible

El president ha señalado además que la cumbre ha permitido situar la movilidad sostenible como una “prioridad estratégica compartida” plasmada en acciones para impulsar la colaboración público-privada para potenciar estas industrias, aprovechar el potencial de los puertos mediterráneos y propiciar, junto al sector privado, conexiones cada vez más sostenibles.

“Queremos que esta ‘alianza de mar a mar’ entre la Comunitat Valenciana y las Islas Baleares convierta esta parte del Mediterráneo en un paradigma de vanguardia tecnológica, de conocimiento y de trabajo de calidad”, ha indicado el president, que también ha defendido que “el Corredor Mediterráneo no se puede entender sin Baleares

CatalàEspañol