Puig pide un gran pacto por la Educación que responda a los desafíos pedagógicos de la digitalización y el multilingüismo

Defiende que la Educación 'abre la puerta a todas las posibilidades de progreso', como garante de la igualdad, y además 'cierra el paso a los peligros del siglo XXI'

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido un gran pacto por la Educación que “permita responder, con una mirada duradera, a los desafíos pedagógicos de la sociedad, entre los que ha situado la digitalización y el multilingüismo”.

El responsable del Consell se ha pronunciado así durante su intervención en la apertura XII Cumbre Internacional de la Profesión Docente (ISTP), en la que participa también la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, junto a ministras y ministros de Dinamarca, Estonia, Lituania, Macedonia del Norte, Singapur, Suecia y Reino Unido, y jefes y jefas de delegación de Suiza, República Checa, Portugal, Hungría y EEUU.

Puig ha manifestado que este congreso es un “buen punto de partida” para un proyecto educativo de carácter global, y en este contexto ha señalado que “urge un gran esfuerzo educativo para capacitar tecnológicamente” a las jóvenes generaciones y ha insistido en la necesidad de que “todas las sociedades confluyan en pactos duraderos por la calidad educativa”.

Ximo Puig ha defendido que la Educación “abre la puerta a todas las posibilidades de progreso”, como ascensor social que permite revertir desigualdades, asegurar las mejores oportunidades y garantizar la justicia social, pero además “cierra el paso a los peligros del siglo XXI”, como “mejor dique contra el populismo y la antidemocracia”. “Es una cantera de personas libres y críticas”, ha dicho.

Cinco asignaturas pendientes

Ximo Puig ha señalado también que, ante la década de oportunidades que se abre en la actualidad, la Educación afronta sus propios retos “con cinco asignaturas pendientes que hay que abordar“. Como ha enumerado, “la primera y principal” es “garantizar una educación universal“, y a este respecto ha subrayado que “cada día que pasa sin educación universal es un fracaso para la sociedad global”.

“La segunda asignatura es consolidar una educación que vertebre las necesidades de todos los territorios“, tanto en las grandes ciudades como en las zonas rurales, ha continuado el president, que ha situado el tercer reto en la necesidad de “reforzar la docencia multilingüe”, con especial atención a las lenguas propias, porque, tal y como ha enfatizado, está demostrado que “aumenta la conciencia lingüística y la destreza para aprender”. “Que el ruido interesado o la productividad mal entendida no distorsionen un hecho: con cada lengua que defendemos, estamos preservando todo un universo”, ha indicado.

Asimismo, ha remarcado que la cuarta asignatura pendiente es “coser las posibles brechas entre la oferta educativa y las necesidades de los sectores productivos“. “Estamos avanzando, especialmente con la FP, pero hay que persistir en esa vía”, ha indicado Puig. Finalmente, ha manifestado que la quinta asignatura pendiente es la digitalización de la docencia. “La pandemia fue un catalizador decisivo para activar y acelerar este proceso; ahora hemos de aprovechar ese poso para consolidar los avances educativos y explotar toda su potencialidad”, ha añadido.

El president ha afirmado también que es “un honor” la elección de València para celebrar una cumbre que posibilita el intercambio de experiencias educativas de éxito a través de ponentes nacionales e internacionales. Y ha manifestado que la Generalitat estará muy atenta a las conclusiones de una cita que permitirá escuchar modelos que están a la vanguardia.

El congreso cuenta también con la asistencia de representantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y, en concreto, de su secretario general, Mathias Cormann, así como del director de Educación y Habilidades, Andreas Schleicher.

ValenciàEspañol