sábado, 25 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

El racismo y la sanción al Valencia CF, se cuelan en la campaña valenciana

Candidatos y representantes políticos condenan los insultos racistas a Vinicius, pero defienden que 'ni València ni la afición valencianista es racista'

Los lamentables insultos racistas contra el jugador del Real Madrid Vinicius durante el partido entre el Valencia CF y el club blanco en Mestalla, el malestar por las acusaciones a los aficionados valencianistas, las posteriores detenciones por delitos de odio, y la sanción al Valencia CF con el cierre de la grada Mario Kempes durante cinco partidos, se han colado en la recta final de la campaña valenciana de las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo.

Así pues, los candidatos a la Alcaldía de València y la Presidencia de la Generalitat han entrado de lleno en la polémica y han condenado este miércoles los insultos racistas contra el jugador al mismo tiempo que han defendido que “ni València, ni Mestalla, ni la afición valencianista es racista”. 

El presidente de la Generalitat y candidato socialista a la reelección, Ximo Puig, en declaraciones a los medios, ha defendido que “la Comunitat Valenciana no es racista, Mestalla no es racista” y ha puesto en valor “que la sociedad valenciana es abierta y tolerante que recibió el Aquarius, tiene más personas refugiadas de Ucrania y que acoge a personas de todos los orígenes”.

No se puede estigmatizar en absoluto a la sociedad valenciana, no se puede focalizar en un hecho y como si Mestalla fuera el problema. No es un problema valenciano ha precisado Puig, que también ha reconocido que aquí como “desgraciadamente” en el resto de España hay personas racistas, por eso ha pedido “tolerancia cero con el racismo“. “Hay que combatir el racismo en todos los campos y en todos los ámbitos, también en la política” ha señalado. 

Aún así ha rechazado calificar si es desmesurado o no el castigo impuesto al club porque “no me corresponde juzgarlo, no tengo jurisdicción”, pero asegurado que “las medidas sancionadoras y que tienen alguna trascendencia legal se han de tomar siempre el sentido ecuánime de la razón y la justicia”. 

Del mismo modo, el candidato del Partido Popular a la Presidencia de la Generalitat, Carlos Mazón, ha lamentado que se esté “estigmatizando a toda la afición” de Mestalla y ha asegurado que “cualquier brote o sombra de comportamiento o expresión racista tiene que venir acompañada de la reacción absoluta de la sociedad y representantes”.

Además, ha querido destacar “una doble condena” a cualquier comportamiento racista “sin rebaja de ningún tipo” y otro “rechazo” a cualquier “calificación desproporcionada para una ciudad o una afición tiene que tener una reacción también en bloque“. “Quiero una doble condena a los comportamientos racistas, pero también a la estigmatización de una sociedad. Lo contrario no ayuda en nada a la convivencia” ha resaltado. 

En busca del voto valencianista

El alcalde de València y candidato a la reelección, Joan Ribó, ha manifestado esta mañana que “contra el racismo se debe adoptar una postura unívoca de tolerancia cero” y ha destacado que “es evidente que lo que pasó en Mestalla no es cosa de toda una afición, sino de un grupo muy reducido de personas. Todos sabemos quienes son, el club sabe quiénes son y que tendrían que estar fuera del estadio desde hace mucho de tiempo”.

Por ello ha hecho una petición “muy clara” al Valencia CF para que “actuen de una vez por todas contra estas personas que están manchando la imagen de València“.”Hay que evidencia que el racismo no es una cosa de aquí porque percibimos una cierta idea centralista en esta toma de decisiones y en toda esta polémica, porque problemas de este tipo hay en todos los campos y todas las ciudades, y la justicia deber ser justa y proporcional”.

No se puede actuar de una forma aquí y de otra allá. No se puede pretender una sanción ejemplar cuando pasa en València y mirar a otro lado cuando pasa, como hace nada, en Madrid” ha defendido Ribó, que también ha señalado que “el centralismo en el deporte, como en tantos otros ámbitos, es injusto y perjudicial para todos, también para Madrid, que nadie se engañe”.

“Ese centralismo también debemos denunciarlo y combatirlo, como hacemos constantemente desde Compromís en cuanto a la financiación, a los trenes de cercanías, a inversiones o, ahora, al deporte. Y hacemos un llamamiento claro y contundente para este domingo: quien no quiera racismo ni centralismo, que no vote a partidos centralistas ni racistas” ha indicado. 

“Tolerancia cero frente al racismo”

La vicealcaldesa y candidata socialista a la Alcaldía, Sandra Gómez, ha afirmado que siente “una indignación muy profunda frente a las personas que han dañado la imagen de València” y “esos indeseables que insultaron al jugador Real Madrid”. Ante ello ha expresado “”tolerancia cero” frente al racismo “en cualquier ámbito” tanto deportivo, laboral como familiar, y ha celebrado la “rápida” decisión del club de expulsar de por vida a esta gente que “no representa ni a València ni al valencianismo”. 

“Valècia no es racista, la afición valencianista no es racista y Mestalla no es racista. Me indigna que se haya intentando generalizar esa imagen de culpabilización de la afición del València, del Mestalla y de la ciudad” ha indicado Gómez, que además ha señalado que “hay una campaña injusta de desprestigio” a la ciudad y que es “un relato iniciado desde Madrid” que daña la “imagen y la reputación”. 

“València es la ciudad del Aquarius, una ciudad que llena cada 8 de marzo las calles manifestándose contra el terrorismo machista, una ciudad que ha conseguido ser sede de los Gay Games 2026. Esa es la ciudad que a mi me representa” ha manifestado la dirigente socialista, que también ha recordado que como vicealcaldesa defenderá siempre los intereses de la ciudad. 

“Contundencia ejemplar”

Por último, la alcaldable del Partido Popular, Maria José Catalá, ha valorado, durante su visita al Mercado de Castilla, la “contundencia ejemplar” del Valencia CF con los aficionados que profirieron insultos racistas porque “si no se adoptan se toma la parte por el todo y es muy injusto”. Aún así ha defendido que “Mestalla no es racista, Mestalla no ha sido nunca racista. La afición no es racista”.

Tiene que ser absolutamente reprobable que un grupo determinado de personas profiriera insultos racistas a un jugador. Esto no representa a la afición ni a mi familia que acude a los partidos de fútbol. Efectivamente no son racistas” ha indicado Catalá, que también ha considerado que “se ha hecho una lectura desproporcionada e injusta con una afición tolerante y abierta que siempre ha respetado al adversario“. 

Últimas noticias

Contenido relacionado