Rebajan la pena al pederasta de Burriana

El Supremo ha tomado esta decisión por alteración mental.

AVL

El Tribunal Supremo ha rebajado la pena de 33 años y 9 meses de prisión a la que fue condenado un pederasta acusado de abusar sexualmente de seis menores y de elaborar pornografía infantil para dejarla fijada en 24 años al considerar la atenuante de colaboración y de alteración mental.

Los hechos ocurrieron entre 2007 y 2013 en el ámbito de una empresa de Burriana en la que trabajaba el procesado. Allí se ganó la confianza de las menores que eran hijas de los propietarios de la mercantil haciéndoles regalos y prestándoles atenciones.

En esos años abusó sexualmente de las menores, también les mostró sus genitales en varias ocasiones y tomó fotos de los genitales de las menores. Además, colocó en los aseos un teléfono móvil para grabar cómo abusó de otros menores y masajeó a otros niños para su satisfacción sexual.

Hechos similares ocurrieron en repetidas ocasiones, durante al menos dos años o más, entre 2007 y 2013, según la sentencia.

Igualmente, el procesado, con propósito de satisfacer su deseo sexual, almacenaba en un ordenador de su propiedad y en diversos soportes informáticos archivos de vídeos de los menores referidos con anterioridad, que él mismo había grabado, y numerosas imágenes y grabaciones de otros menores desnudos, en actitudes sexualmente explícitas.

En el fallo judicial de primera instancia también se reconocía que el condenado padecía un trastorno de adaptación, con sintomatología mixta ansioso-depresiva, en respuesta a factores de estrés, teniendo parcialmente alterada su capacidad volitiva, por lo que se le condenó a 27 años y tres meses de prisión por los delitos de abusos sexuales, elaboración de pornografía infantil y posesión de material pornográfico.

Posteriormente el Tribunal Superior de Justicia elevó la pena hasta los 33 años y nueve meses de prisión al considerar que cometió tres delitos de elaboración de pornografía infantil en lugar de uno.

El acusado recurrió este fallo ante el Tribunal Supremo, que ha rebajado la pena hasta los 24 de prisión al considerar las atenuantes simples de colaboración con la justicia y alteración mental.

 

- Advertisement -