Vila-real diseña una red de recarga de vehículos eléctricos en diferentes puntos de la ciudad

El primero de estos puntos se está planteando en el entorno del futuro intercambiador de transportes

El Ayuntamiento de Vila-real, a través del departamento de Movilidad, trabaja desde hace meses en la implantación de una red de recarga de vehículos eléctricos en diferentes puntos de la ciudad, para incentivar de esta manera la popularización de sistemas de movilidad personal que no recurran a combustibles fósiles. El primero de estos puntos se está planteando en el entorno del futuro intercambiador de transportes, frente a la estación del ferrocarril, completando así el nodo intermodal de movilidad bajo criterios de sostenibilidad.

“La apuesta que ha hecho este equipo de gobierno por la movilidad y en concreto por fomentar medios de transporte colectivo y personal respetuosos con el entorno es indiscutible”, recuerda el concejal del área, Emilio M. Obiol. La construcción de la primera red de carriles bici de Vila-real, la creación de un servicio de autobús urbano completamente gratuito y pionero, la adquisición de la primera flota íntegramente eléctrica para los vehículos de los servicios municipales o la inminente construcción del intercambiador de transportes frente a la estación son algunas de las acciones implementadas en los últimos años para favorecer una mejor movilidad urbana. Acciones a las que se suman la redacción del primer Plan de Movilidad Urbana Sostenible o la propia creación de la concejalía, entre otras medidas.

En el marco de este compromiso con la movilidad sostenible y el impulso a medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, una de las próximas iniciativas del departamento que lidera Obiol será la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en diferentes zonas de la vía pública. “Además de su precio, uno de los principales frenos a la expansión del vehículo eléctrico es la dificultad de acceder a puntos de recarga. A pesar de ello, la normativa estatal y europea es clara al respecto de universalizar la movilidad eléctrica como uno de los pilares de la transición energética

para frenar el cambio climático. Por eso, es obligación también de las Administraciones públicas favorecer, en la medida de nuestras posibilidades, el acceso ciudadano a puntos de recarga”, incide Obiol. Con este objetivo, el departamento municipal de Movilidad trabaja ya en la creación de una red de “electrolineras” que arrancaría en las inmediaciones del intercambiador de transportes.

“El proyecto de intermodal frente a la estación, una vez culminada la primera fase de reordenación y mejora del párking por parte de Renfe, contempla la creación de una estación para nuestro Groguet y los autobuses interurbanos que prestan servicio en la ciudad, además de una base del servicio de préstamo de bicicletas, parking de bicis, parada de taxis y una base para carga de patinetes. Un nodo de transportes y movilidad urbana sostenible, en cuyas inmediaciones queremos incorporar también este primer punto de recarga eléctrica de la ciudad, completando así un área intermodal respetuosa con nuestro entorno y las generaciones futuras”, detalla el concejal. El proyecto inicial, que se regirá por un régimen de concesión, contempla la creación de cuatro plazas de recarga, una de ellas adaptada para personas con movilidad reducida.

ValenciàEspañol