La caravana de protesta contra la muy alta tensión, MAT, suma apoyos en toda la provincia

La concentración es este sábado 8 de enero y empieza a las 16h en Atzeneta del Maestrat y finaliza en la Plaza Maria Agustina de Castelló, pasando por la Barona, Vilafamés, Sant Joan de Moró y Borriol.

La protesta contra las líneas de Muy Alta Tensión (MAT) que prevén cruzar la provincia de Castellón está sumando adeptos cada vez que se difunde más el impacto que tendrá sobre el territorio.

De momento, ese sábado 8 de enero la ‘Plataforma NO a la MAT, Comarques de Castelló’ ha convocado una concentración de rechazo a este proyecto que atraviesa la provincia, que finalizará sobre las 18 horas en la Plaza Maria Agustina de Castelló, frente a la subdelegación del gobierno.

Cabe recordar que esta no es, en absoluto, la primera vez que se realizan protestas. Sin embargo, el total desconocimiento de la población respecto a qué es la MAT y qué implica, es uno de los grandes obstáculos con que se encuentran quienes defienden el territorio de lo que consideran un “modelo inaceptable por el impacto medioambiental” y de lo que implica en términos de deforestación o incluso barrera para un crecimiento sostenible. Una medida, por otra parte contrapuesta además a los proyectos de repoblación de muchas zonas del interior al incluir en un paisaje que se presenta como alternativa a las grandes urbes, el impacto de estas torres y sus consecuencias negativas, tanto plausibles como posibles y contrastadas.

De momento, a menos de 24 horas vista para esta concentración, en las redes sociales se sigue difundiendo la llamada para esta convocatoria. Recordando, además, que el proyecto ni empieza ni para con la afección a la provincia de Castelló, dado que implica otras acciones futuras de igual o mayor impacto.

De hecho, hace pocos meses, algunos de los alcaldes de los municipios afectados en este tramo, ya mantuvieron un reunión con la Diputación de Castellón para pedir el soporte de la institución provincial. Sin embargo, en aquel momento algunos de los plazos previstos para alegaciones, parece ser que ya estaban “en otras manos”, las del Ministerio, y que la presión, se dejó entrever que debía pasar también por la vía de la oposición de la opinión pública.

Un avance de torres con silencios y paradas

Por otra parte, uno de los elementos de este proyecto quizás más difícil de entender, son los “trompicones” administrativos, políticos e incluso en ocasiones legales con los que se ha ido encontrando y por tanto su dilación en el tiempo.

Sorprende además, el relativo silencio y sigilo con que ha ido abriéndose paso este tendido eléctrico de (MAT) Muy Alta Tensión que viene de los Pirineos, atraviesa parte de Aragón y de Cataluña antes de llegar a la Comunitat. De hecho, hay que recurrir a hemerotecas de medios locales y comarcales o redes sociales para ver como el impacto mediático de las protestas populares ha sido escaso y acotado, entre otras cosas porque el trazado escoge, por alguna razón compleja de entender, municipios o zonas con poblaciones de baja densidad o poco pobladas o se hace efectivo tras acuerdos de los que la mayoría de vecinos solo tienen constancia cuando se inician ya las obras con todo los trámites aprobados y sin posibilidad legal de recursos.

En el caso del paso de la MAT por las comarcas de Castelló en esta nueva fase de avance, el pasado 26 de febrero se aprobó la declaración de impacto ambiental de este megaproyecto que recorrerá los términos de 16 municipios.

Se trata de un modelo que, según apuntan quienes se oponen, “Red Eléctrica quiere imponer a la fuerza y no servirá para abastecer nuestros pueblos de energía, sino como vía de de sus negocios estatales y con otros países”

Por otro lado, respecto el avance “en un futuro próximo, pretenderá atravesar las zonas que vienen después de las comarcas del norte” y “l’Horta será la siguiente parada”. Por lo tanto, se prevé que más adelante, otros territorios tendrán que coger el relevo en esta lucha contra la MAT, sin embargo, el hecho de fraccionar los impactos y dividir en el tiempo y el espacio a los afectados, parece que está resultando productivo para los intereses del proyecto. De ahí la insistencia de la necesidad de unión de quienes se oponen a un tendido que miles de personas tienen, o tendrán y cuyas consecuencias siguen avanzando territorial y económicamente.

ValenciàEspañol