Las Rocas del Corpus vuelven a su casa en València

Varias carrozas y figuras han estado expuestas en la Estación del Norte durante la rehabilitación de la Casa de las Rocas y, una vez finalizada, regresan al museo de la ‘festa grossa’

La semana que viene concluye la estancia de buena parte del patrimonio del Corpus Christi en la Estación del Norte. El lunes día 5, por la noche, las carrozas e imágenes que han estado expuestas en la terminal durante los trabajos de rehabilitación de la Casa de las Rocas retoman el viaje de vuelta a las instalaciones de la calle Roters.

Las obras de la casa museo dedicada a la festa grossa, que data del siglo XV, empezaron el pasado mes de marzo y han contado con un presupuesto de cerca de 290.000 euros.

Los cuatro carros triunfales, las dos figuras religiosas, los gigantes, los nanos y los cavallets que han permanecido cerca de cinco meses a la Estación del Norte se trasladarán nuevamente a la Casa de las Rocas.

Personal especializado en restauración supervisará el desplazamiento, que se hará en horario nocturno y, en algunos casos, requerirá desmontar las figuras a causa de sus dimensiones. El transporte está autorizado y vigilado por la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria de Cultura.

Durante este tiempo el vestíbulo de la terminal ha acogido la muestra “Las Rocas de València en la Estación del Norte”, fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento y Adif en el marco del programa Estación Abierta.

La iniciativa se puso en marcha con un doble objetivo: que ninguna pieza sufriera daños durante las obras, y para poner en valor la celebración del Corpus en un espacio que frecuenta mucha gente. Más de 30.000 personas han podido conocer cada día el origen y la importancia de la festa grossa, arraigada a la historia de la ciudad desde el año 1355, cuando se celebró la primera procesión, y declarada bien de interés cultural en 2005.

Concretamente, se han exhibido en la terminal las carrozas de la Mare de Déu dels Desemparats, la Santíssima Trinitat, la Fe y el Sant Calze; las imágenes de Sant Cristòfol y la barca de Sant Nicolau, y ocho figuras más, entre gigantes, nanos y cavallets. Otros elementos históricos custodiados en la Casa de las Rocas, como Sant Miquel, la Diablera, la Puríssima, Sant Vicent, València y la Flama, pasaron en el espacio vecino del Museo del Corpus durante la intervención. La única carroza que no se ha movido es la de Sant Joan de Ribera, con las medidas necesarias para que no le afectaran los trabajos de restauración.

Los detalles de la actuación

El Museo del Corpus-Casa de las Rocas es un inmueble de propiedad municipal conformado por dos áreas conectadas: la Casa de las Rocas (siglo XV) y el edificio del Museo del Corpus (siglo XVIII).

La construcción de la Casa de las Rocas fue ordenada por Pedro el Ceremonioso entre los años 1435 y 1447, con el fin de guardar las rocas y los objetos que acompañaban la procesión del Corpus. De hecho, en la fachada destaca la enorme puerta por donde salen las carrozas. El Museo del Corpus fue reconocido como espacio museográfico por la Conselleria de Cultura en 2018.

La intervención ha incluido el tratamiento de humedad en los muros perimetrales y pilares; la actuación sobre la estructura y el entramado de madera; el recrecido de alféizar perimetral de la claraboya; la actuación en cubiertas inclinadas; las mejoras en el sistema de evacuación de aguas pluviales; la rehabilitación de la fachada; trabajos de carpintería; instalación eléctrica; instalación de iluminación, y tratamiento contra agentes xilófagos, entre otros.

Durante las obras han salido a la superficie restos de antiguas pinturas en las que predominan los colores rojo, gris y ocre, localizadas en los pilares de la nave central y los muros perimetrales.

El hallazgo pone en cuestión la austeridad del edificio y encaja mejor con la diversidad cromática de los elementos de la procesión del Corpus que alberga el inmueble de la calle Roters. Este descubrimiento requerirá de una intervención específica al margen de la reforma que se ha llevado a cabo.

El equipo de restauración ha realizado varias catas para comprobar el alcance de la decoración y los datos obtenidos servirán de base para recuperar los restos de pintura detectada y establecer con precisión su cronología.

ValenciàEspañol