lunes, 20 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Rutas de senderismo y la romería, las propuestas de ocio de la Llosa de Ranes

Este municipio situado muy cerca de Xàtiva cuenta con múltiples parajes naturales y lugares de interés turístico como sus fuentes o ermitas

La Llosa de Ranes es un municipio que tiene diversidad de zonas verdes y parajes naturales. Se encuentra a 5 km de Xàtiva, la capital de la comarca y a 60 km de València. El núcleo urbano descansa sobre una cima en la cual se encuentra la ermita.

La mitad del término municipal es muy montañoso y el resto se dedica a los cultivos de regadío, en la plana del rio Canyoles, donde desembocan los numerosos barrancos que atraviesan el territorio. Cada año múltiples visitantes escogen este pueblo para disfrutar de sus rutas para practicar senderismo y de sus diversos lugares de interés turístico.

Por un lado, en cuanto a las rutas de senderismo, este pequeño pueblo de 3.642 habitantes dispone de varias opciones para caminar y disfrutar de su naturaleza. Por un lado, encontramos la ruta de la Creu de la Misió, Ermita de Santa Ana, la Creu de la Saliva y la Senda de la Foia, que es donde termina. Esta es de un nivel fácil destinado a gente que no está tan acostumbrada a rodar por la montaña.

Por otro lado, encontramos la ruta del paraje de Santa Ana, para la cual se toma la carretera que indica la dirección de la Ermita de Santa Ana, que es el objetivo. Tras esta, se accede a un cruce a través del cual se llega al balneario-albergue del mismo nombre. Desde aquí, por una senda se llega a la pista que enlaza con la carretera que lleva a la ermita.

En tercer lugar, encontramos la de la Ermita Santa Ana, la Creu de la Misió y la de la Fé Viva. Se trata de una pequeña ruta por la que se puede visitar y acceder a los lugares más reconocidos en este pueblo y de un recorrido por unos montes no muy altos, con poco kilometraje pero que tiene algunas cuestas con unas pendientes muy notables. Una vez se llega a la Creu de la Misió, se encamina a la Ermita de Santa Ana, accediendo por el monte de su mismo nombre. Allí, hay unas escaleras de piedra para acceder a la Ermita y para llegar a ellas habrá que superar el tramo que tiene el máximo desnivel de toda la ruta.

Por otro lado, los lugares de interés de este municipio son la Iglesia de la Natividad de la Madre de Déu. Se trata de un edificio del siglo XVI, que ha sido recientemente restaurado. Está ubicado en el centro del núcleo antiguo, que da a la Plaza Mayor y a la calle Sant Cristòfol. Su estructura es de una sola nave, con tres accesos, una torre de campanar y una magnifica cúpula en el altar.

Por otro lado, la Ermita del Cristo del Miracle, el edificio del siglo XVIII, ubicado dentro del núcleo urbano pero en medio de un entorno natural. La ermita está constituida por una nave de tres tramos, en la cual se ubica una pequeña cúpula, decorada con fragmentos cerámicos de colores. En un lado de la fachada hay una pequeña torre-campanar.

La Ermita de Santa Anna es otro de los lugares más populares de este municipio. Esta situada en la cima de la montaña de Santa Anna, a 3 km del pueblo. Su estilo es gótico y fue encargada por Alexandre VI, segundo papa de la familia Borja y por tanto forma parte de la ruta de los Borja. Ofrece panorámicas extraordinarias de la comarca de la Costera, de Xàtiva y de su castillo.

El Museo de la Casa del Pou, es otro de los lugares de interés de visitantes y vecinos. Se trata de un acogedor espacio de divulgación del patrimonio cultural de la Llosa de Ranes, a través de varios elementos que explican la trayectoria de sus habitantes, que han proporcionado testimonios, objetos y diversas fotografías para construir este nuevo espacio.

Fue inaugurado en 2015 pero esta casa burguesa del pozo, que alojaba antiguamente el Ayuntamiento, se convirtió en un museo en el año 1979, tras una profunda rehabilitación del edificio pero no abrió sus puertas hasta el citado año. Este presenta los elementos socio-culturales más importantes en un reconocido ciclo vital y social de esta localidad, que destaca la importancia del barrio de París, la singularidad de la danza del velatorio, las fuentes del pueblo o la Ermita de Santa Anna y su romería.

Otro de los lugares de interés del municipio son las fuentes del pueblo. Son un antiguo espacio de sociabilidad y relaciones y se encargan de refrescar el núcleo urbano y si todavía son días de calor, es una parada obligatoria para los paseantes.

Asimismo, por un lado, la Fuente de la Iglesia, es del año 1790 y es por tanto la más antigua del pueblo. Está envuelta por diversas piedras que formaban parte del antiguo lavadero. Por otro lado, encontramos la Fuente de la Plaza Mayor, fue desmontada en 1945 y se instaló de nuevo en esta plaza en 1990.

La Fuente del Racó que es de 1850 y se trata de una fuente que también tiene un bebedero para los animales que iban a trabajar al campo. También podemos encontrar la popular Fuente del Xàrcol que se encuentra al norte del municipio, al lado de la calle Colom. Recibe agua del Xàrcol, como su nombre indica y esta es muy blanca y un poco salada.

Finalmente la Fuente del Botó que está ubicada en la calle Santa Gaieta, que recibe agua del nacimiento de la Mota. Asimismo, en último lugar encontramos la Fuente de la Glorieta que está situada en la parte baja del pueblo y que ha cambiado a lo largo de los años varias veces su ubicación.

Una de las fiestas más populares: La Romería

Cada año los lloseros celebran la tradicional romería, que sube a la Ermita de Santa Anna desde la Plaza Mayor. Esta tiene un especial interés ya que el pasado 3 de abril el Ayuntamiento de la Llosa de Ranes, aprobó solicitar a la Generalitat Valenciana la declaración de Fiesta de Interés Turístico Provincial.

Asimismo, su origen se remonta al siglo XIV pero hasta 1986 no se inicia la tradición de subir a Santa Anna el 1 de mayo. Uno de los aspectos de interés de esta es que los vecinos y vecinas adornan los carros y carruajes con palmas, olivos y romero.

Tras esto, se realiza un desfile de caballos y animales. Además, también se reparte y bendicen las cañas en la Plaza Mayor como un signo de ‘germanor’. Finalmente, todos los asistentes con los pañuelos en el cuello y la caña en la mano, participan en la romería, que termina en la Ermita de Santa Anna.

Últimas noticias

Contenido relacionado