Todo lo que debes saber de las pastillas de freno

Dentro del sistema de frenado de un automóvil hay muchas partes importantes, las pastillas de frenos son completamente esenciales. El motivo es que son el elemento que proporcionan la fricción necesaria a los discos de freno. De esta forma cuando accionamos el pedal de frenado, gracias a estas pastillas, nuestro vehículo se detiene. Las pastillas de freno son esenciales para poder garantizar una frenada segura, óptima y eficaz. Además, para que esto sea posible, deben estar en un buen estado. De lo contrario la distancia de frenado aumentará y podría resultar peligroso para nosotros y para los demás.

Cómo detectar problemas con las pastillas de freno

Hay veces que no depende del tiempo. Es posible que nuestras pastillas de freno estén desgastadas antes de que tengamos que cambiarlas. Por ello, es importante fijarse bien en los sonidos y sensaciones que pueden darnos muchas señales.

Por ejemplo, si estamos conduciendo y escuchamos un sonido fuerte y chirriante, esto podría significar que necesitamos revisarlas.

¿Has registrado sacudidas en el volante o en el pedal de freno? Sin duda tu vehículo está intentando avisarte de algo. Esto podría ser un indicativo de que las pastillas de freno están desgastadas y que están provocando daños en el rotor por el roce de los metales.

Fíjate también en la sensación cuando frenas. Si sientes que tu coche se inclina hacia un lado, es más que probable que algo esté funcionando mal. El desgaste desigual de una pastilla podría estar provocado por un desequilibrio en esa eficacia de frenado.

Ante todo, piensa que las pastillas desgastadas son un problema menor que podrían suponer un problema mayor; y es que su cambio no es excesivamente caro, pero su desgaste puede provocar daños en otras partes del sistema derivando en reparaciones más grandes y costosas.



Imagen de pastillas de repuestoscoches24.es

Cuándo cambiar las pastillas de freno

Como comentábamos, no siempre se cambian a unos determinados kilómetros; y es que la forma de conducir influye mucho en el descanso. No obstante, de forma orientativa y a nivel general, existe una norma que dice que las pastillas de freno delanteras deben cambiarse a los 60.000 kilómetros. En el caso de las pastillas de las ruedas traseras, al desgastarse menor, podríamos esperar hasta los 120.000 kilómetros.

¿Podríamos cambiarlas antes? Definitivamente sí. Si en una revisión te dicen que tus pastillas de freno están a menos del 30% de su grosor, lo más recomendable será que las cambies.

Cómo conseguir que las pastillas de freno duren más

Si la conducción es determinante para el estado de las pastillas de freno, significa que también podremos adecuar esta conducción para que nos duren más.

Lo más importante en una conducción es anticiparse a las situaciones de riesgo. En el caso de las pastillas de freno también. Cuantos menos frenazos demos, menos se gastarán. Intenta reducir gradualmente la velocidad en lugar de frenar de golpe.

Otra recomendación es la de viajar con menos carga. Es mejor ir con menos carga si no lo necesitamos. Intenta dejar lo más pesado en casa si no es imprescindible. El maletero siempre despejado, ahorrarás en pastillas de freno, pero también lo harás en combustible.

CatalàEspañol