Sabores del mar y moscatel muestran la esencia gastronómica de Teulada Moraira en FITUR

Leonor Vallés, del Mesón El Refugio de Moraira, ha cocinado una caldereta de pescado y compartido su experiencia de 49 años dedicados a la gastronomía local

Teulada Moraira ha llevado a la Feria Internacional de Turismo en Madrid su esencia gastronómica. La veterana Leonor Vallés, del Mesón El Refugio de Moraira, se ha puesto delante de los fogones este viernes 20 de enero para “llevar un pedacito” del municipio, como ha afirmado el alcalde y presidente de la Fundación Auditori Teulada Moraira, Raúl Llobell.

La cocinera, acompañada de su hija Gema, ha deleitado a los asistentes que llenaban el área de L’Exquisit Mediterrani, con una caldereta de pescado en caliente, realizada con pescados autóctonos de la bahía, y vino moscatel procedente de las tres bodegas locales, la Bodega Cooperativa de Teulada, M de Alejandría de Cristina Rodríguez y la Bodega Antonio Llobell. Un producto elaborado con uva de la variedad Alejandría que se cultiva en el municipio.

Durante su demostración, el público ha podido conocer paso a paso cómo cocinar una caldereta de pescado y también la cocinera ha dado la clave para elaborar un buen fumet, a preguntas de una asistente. “Los cocineros normalmente se guardan algún secreto en sus recetas, pero yo, en este caso, he querido desvelar todos los secretos de cómo se hace la caldereta de pescado”, aseguraba Leonor.

Nadie como esta veterana de la restauración, tras una experiencia de 49 años dedicados a la gastronomía local, para cocinar este plato típico de Teulada Moraira y manipular el pescado de la bahía, señalaba momentos antes de la degustación, Raúl Llobell. “Ella representa a su pueblo y su pueblo se ve representada en ella”.

El plato es tradicional del municipio. Servía de sustento a los pescadores y tiene un alto valor nutricional. Se compone de variados ingredientes, imprescindibles en la despensa mediterránea: patatas, ajo, perejil y tomate, rape y -según el mercado de temporada- corvina, emperador, gambas y cigalas. Una fórmula que conoce bien porque hace casi 50 años que lo elabora en el restaurante. Asimismo, se ha dado a conocer el triple uso del Moscatel de Teulada: vinificación, pasificación y uva de mesa.

La propuesta del Ayuntamiento en Fitur han acercado a la capital dos oficios, el pesquero y el agrícola, que han sido ancestrales en el municipio y “el sustento económico durante muchísimas generaciones”. Pese a ser hoy día Teulada Moraira un destino de turismo todavía conserva la tradición culinaria que ofrece a sus visitantes, ha explicado Maite Serrat, directora del Auditori Teulada Moraira y que ha actuado como presentadora de la demostración.

El evento en Fitur es un sabroso bocado de lo que será la muestra gastronómica Alere Dolia el primer fin de semana de septiembre en el auditorio municipal.

CatalàEspañol